Actualizado 16 / 08 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La yuca y sus bondades

Uno de los principales problemas que limita la producción porcina en Cuba es el elevado costo de los insumos alimenticios y también el acceso del país a ellos, pues la materia prima fundamental se adquiere en el mercado internacional a precios muy altos.

Los porcicultores tienen que ingeniárselas para buscar un balance en la comida que suministran a la masa porcina, en aras de lograr el adecuado estado de salud en correspondencia con el peso que esta requiere para su comercialización.

Una de las posibilidades para disminuir costos es el empleo de alternativas con buenas características nutricionales, como es el caso de la yuca- que tiene también un alto valor como alimento humano-, y cuya presencia en el sistema agroproductivo es hoy bastante significativa, aunque no suficiente.

Conocida en otras latitudes como mandioca, guacamota, casabe, la yuca gusta a un número importante de cubanos, y es parte integrante de platos típicos en la Isla. A nivel mundial unos 800 millones de personas hacen de esta su base alimentaria.

En los últimos años su empleo es más sistemático y consciente en la producción animal, aunque es una realidad que siempre los campesinos cubanos la han empelado, en diferentes formas, en la alimentación de cerdos, pollos, vacas y otro tipo de ganado ya sea avícola o bovino.

Actualmente muchos porcicultores vueltabajeros, que mantienen diferentes contratos con la Empresa Porcina, instrumentan piscinas para la elaboración de yogurt de yuca, y manifiestan satisfacción por los resultados que experimentan en el aumento de peso en la masa animal.

No obstante existen ciertas reticencias a su empleo con mayor amplitud y dinámicas, todavía hay porcicultores que no hacen un uso adecuado de la yuca como alimento animal y desconocen sus bondades, pero se puede emplear- estudios demostrativos lo han validado- en estado fresco o seco, en forma de harina, comprimidos o gránulos.

De igual forma se puede aprovechar la cáscara, desde luego con ciertos requerimientos a partir de que esta contiene un elemento tóxico que es el ácido cianhídrico o prúsico, por lo que suministrarla una vez sancochada o en forma de harina es más conveniente.

Para no pocos expertos la deshidratación natural por acción de los rayos solares es la vía más segura para destruir el ácido cianhídrico.

La yuca ofrece excelentes perspectivas ya sea por los altos rendimientos alcanzables como por la excelente calidad de los carbohidratos, que representa más del 80 por ciento de la materia seca de la raíz. Resultados experimentales indican que más del 50 por ciento de la dieta de cerdos en engorde puede ser suministrada por yuca fresca o bajo forma de harina.

Desde el punto de vista mercantil contribuye a la sustitución de importaciones y como producto agrícola, su comercialización es objeto de atención por parte del Ministerio de la Agricultura y otras entidades y organismos vinculados a la actividad.

Cuando se analiza su valor nutricional encontramos en la yuca fibra, grasa, proteínas, calcio, fósforo, hierro, tiamina, ácido ascórbico, niacina, valor energético, riboflavina y otros nutrientes que son necesarios en determinadas fases del ciclo alimentario de los cerdos.

Por eso, conocer las bondades de la mandioca, e incorporarla como sustituto en la crianza de cerdos, es una opción que ningún porcicultor ha de desestimar, pues se trata de producir cada día más con menos inversión de recursos.

Sobre el Autor

Daima Cardoso Valdés

Daima Cardoso Valdés

Licenciada en Derecho en la Universidad de Pinar del Río, Cuba

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero