Actualizado 23 / 10 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Martí es la idea del bien

José Martí

Con apenas 18 años  sufre cruel prisión y es enviado a las canteras de San Lázaro.

Escribió un documento desgarrador "El presidio político en Cuba" donde narra con gran elocuencia los maltratos a los cuales fue sometidos en las canteras de San Lázaro solo por sus ideas libertarias.  Fue un pensador profundo, dejó para el pueblo de Cuba y para el mundo un pensamiento y una obra.

Las generaciones del centenario encabezadas por Fidel Castro Ruz, el más fiel seguidor de sus ideas y pensamiento, no lo dejaron morir y con la determinación de consagrar sus ideas, armados con sus principios éticos fertilizado por infinitas ideas, de las cuales la humanidad progresista debe estar agradecida, reiniciaron la lucha iniciada por Martí en 1895 y en el año 1959 el pueblo de Cuba alcanzó la independencia  y dignidad.

Comenzaba a construirse una nueva sociedad que proclamó el Socialismo en 1961.

José Martí fue un amante fervoroso de la paz, el bien, la unión y la armonía entre los hombres y los pueblos, no vaciló en organizar e iniciar la guerra justa y necesaria contra el coloniaje Español, la esclavitud y las injusticias, en el cumplimiento de sus nobles ideas es que ofrenda su vida como símbolo de altruismo y desprendimiento personal. De ahí que brillantes pensadores e intelectuales de todo el mundo le rinden homenaje y el reconocimiento que merece su vida y su obra.

Martí es la idea del bien, toda su obra está encaminada a esa acción, él pudo como nadie predecir cuál sería el derrotero de los Estados Unidos, pues vivió buena parte de su vida en ese país, en su carta inconclusa a su entrañable amigo, Mercado le escribe "Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber ( …) de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan con esa fuerza más sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice  hasta hoy, y haré, es para eso".

Él pudo comprender las intenciones anexionistas de los gobernantes de ese poderoso país, fue cuidadoso de no incluir al pueblo norteamericano en las decisiones de sus gobernantes, el pueblo siempre fue apreciado por él,  comprendía que ellos también eran manipulados. ¡Cuánta visión y claridad de pensamiento la del maestro!, cuando todavía el gobierno norteamericano quiere ser el dueño del mundo.

Después de los trágicos suceso del 11 de septiembre del 2001 con el atentado a las Torres Gemelas, el gobierno de ese país consideró que todos los demás países eran terroristas, no admiten haber sido ellos los que han preparados y estimulado a las fuerzas más reaccionarias, a la organización y ejecución de innumerables atentados contra personalidades políticas y fuerzas progresistas en todo el mundo.

Al analizar el panorama internacional se comprende  la lucidez  y el valor de las ideas martianas, cuando expresó que, "trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras". El orden económico impuesto a la humanidad por el poderoso vecino del norte es insostenible e insoportable; la guerra fría no debía existir después de la caída del muro de Berlín, el sistema socialista de Europa Oriental y la desintegración de la Unión Soviética; sin embargo, se siguen destinando colosales presupuestos para la fabricación de armamentos sofisticados y destructores.¿Cuántos hospitales pudieron ser  construidos si ese dinero se hubiese dedicado a ello, a la  producción de bienes de consumo duradero para la humanidad o a otros bienes productivos?.

 Hoy las fuerzas de derecha  pretenden imponer las políticas neoliberales y crear inestabilidad política para lograr los objetivos hegemónicos y con ellos desestabilizar a los pueblos y preparar condiciones para imponer sus políticas y crear una situación no favorable a la  paz. Fidel Castro Ruz ha expresado "La gran batalla se librará en el campo de las ideas y no en el de las armas".

Cuba sufrió en la década del 90 del siglo XX el periodo especial del cual ha salido no sin superar innumerables escollos y la consideración de si la Revolución Cubana sería disuelta en las pretensiones emancipatorias por la ola neoliberal que siguió a la debacle del Socialismo en la Europa Oriental; hoy por encima de todas las contradicciones, dificultades, conflictos, amenaza y riesgos ha ido saliendo triunfante la sociedad y se avanza en la configuración de su modelo económico y social para la construcción de la sociedad socialista cubana próspera y sostenible, en ello está presente la idea y el pensamiento martiano.

En la América nuestra están produciéndose acontecimientos muy importantes que no escapan a las ideas provisorias de José Martí, él consideraba imprescindible el equilibrio de poder entre los estados para el buen funcionamiento de un derecho internacional adecuado, pero hoy es todo lo contrario, los estados poderos hacen todo lo posible para someter a los estados más débiles, sin tener presente la voz del pueblo y mucho menos la política y la ética en el desarrollo del derecho internacional.

Los ideólogos del imperio nunca creyeron en la incorporación de la ética al derecho internacional o al equilibrio en las relaciones del mundo; impusieron hasta el día de hoy los criterios de la fuerza. Pretenden con su poder mediático desacreditar a los líderes, ese poder mediático fue el que publicó artículos y referencias desacreditando la imagen y la personalidad del líder histórico de la revolución cubana, el compañero Fidel, a raíz de su muerte y es la misma que desacredita los  pueblos como lo están haciendo en Brasil, Venezuela. Ecuador y Bolivia.

En Argentina han logrado imponer un gobierno neoliberal donde miles de trabajadores son despedidos de su trabajo creando desestabilidad  económica y emocional en su pueblo. La derecha reaccionaria en Venezuela está haciendo todo cuanto puede para eliminar las leyes que benefician al pueblo trabajador, privatizar todo lo que la Revolución le dio al pueblo e instaurar un capitalismo feroz y despiadado, donde imperen las políticas neoliberales. Los pueblos agredidos hoy, obtendrán la victoria mañana y restaurarán la democracia y la justicia.

Nunca como ahora el pensamiento martiano es tan actual, sus ideas adquieren frescura. Martí nos llamó a luchar para lograr la segunda independencia de América Latina, llamado que hiciera desde los finales del siglo XIX, no logrado aún, y con mayor gravedad de los problemas en los inicio del siglo XXI.

Los análisis realizados por el maestro sobre la historia y las tendencias imperiales de los Estados Unidos,  en el  afán expansionista de su poder tienen una vigencia permanente, fe de ello, es su  amplia literatura publicada en las escenas norteamericanas, en el ensayo nuestra América, y en sus cartas a personalidades y amigos.

La vida de José Martí encuentra sentido en la necesidad de la plena liberación del ser humano, en su doble condición de ser social e individual, su fe en el mejoramiento humano, su humanismo revolucionario y en la grandeza de su pueblo.

Sobre el Autor

Andrés Suárez Hernández

Andrés Suárez Hernández

Profesor de la escuela superior del partido Abel Santamaría en Pinar del Río

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero