Actualizado 17 / 12 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

16ºC
27ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La esencia secreta de las cosas

Premio: Raúl Fernández Morejón. Cortadores de tabaco. Óleo  -Lienzo. 126 x 195 cm. 2017

Premio: Raúl Fernández Morejón. Cortadores de tabaco. Óleo -Lienzo. 126 x 195 cm. 2017

El Salón de Adquisición Arturo Regueiro legitima la producción visual reciente en el territorio, e impulsa dicho movimiento en un ejercicio de sano concurso entre los autores.

Sobre "Las nuevas tecnologías y retos del arte contemporáneo” como temáticas, versaron las piezas expuestas hasta el 20 de enero, como muestra de la intención de estimular la producción cultural como canal vital para representar los procesos transformadores del presente.

Este Salón por su poder de convocatoria, sustenta una tradición plástica en Pinar del Río, constituyendo por su impacto estimulante, un evento necesario para los creadores, el público, la intelectualidad y la cultura local.

Durante cinco años el encuentro permite establecer análisis sobre las condiciones y condicionantes de los circuitos artísticos que suceden en el territorio, ya sean desde las instituciones o los canales promocionales.

Para enriquecer la propuesta expositiva, participan artistas de toda la provincia entre ellos jóvenes y consagrados creadores de las Artes Visuales.

La estrategia es ir atrayendo a coleccionistas privados e instituciones con pequeñas colecciones, gente amante del arte, y que compra por placer y no por inversión. Poco a poco ir abriendo el camino, renovando el sentido de la realidad y las formas de experimentarla.

La Galería de Arte Arturo Reguero procura con esta nueva edición, advertir una vez más acerca de este fenómeno y proponer el coleccionismo institucional como alternativa real para narrar al paso de los años y conservar la memoria histórica de lo que se produce en materia de artes visuales en la contemporaneidad en Pinar del Río.

La responsabilidad con el patrimonio artístico de nuestro país trasciende el Ministerio de Cultura y sus instituciones. Se trata de un compromiso que han de asumir también, todos los organismos estatales del país, las entidades de toda índole y esencialmente el individuo común, los hombres y mujeres de este pueblo, destinatario y heredero por excelencia del caudal artístico que atesoramos.

Propongo no acomodarnos en lo conocido y entrar en lo que resulta explorable. Esta ocasión es una de esas formidables expresiones para decir y ofrecer algo más. Como un mirar a donde todos miran, pero de otra manera.

Frente al caos de los recuerdos el coleccionismo es, en definitiva, una forma de ordenar el mundo, de catalogarlo. Saramago escribió que el coleccionista se rige por la “angustia metafísica”, porque “no consigue soportar la idea del caos como único regidor del universo”. En esta madeja de memoria, algunas obras y algunas remembranzas se hacen más patentes que otras.

Reconociendo los cambios registrados en los últimos años tanto en el perfil del coleccionista como en el de las colecciones, esta aproximación señala que el coleccionismo de arte en Cuba sigue teniendo mucho de reto, del mismo modo que sigue pendiente la sensibilización real de la sociedad por el arte.

Los coleccionistas pinareños son pocos, y aún son menos los que se conocen públicamente. La dificultad para acceder a este agente del llamado sistema del arte es, a su vez, uno de los síntomas más reveladores de su situación.

Pero hay que destacar que en las colecciones de arte llevadas a cabo por particulares en los últimos tiempos asoman nuevos valores: unen pasión, proyecto intelectual en algunos casos desarrollados muy profesionalmente y deseos de compartir sus obras patrimoniales con los espectadores.

Las recientes intervenciones públicas de algunos coleccionistas cubanos apuntan a una noción del coleccionista con mayor peso de lo racional. Además de la apertura de las colecciones al público o la contribución a la vida de las instituciones culturales, esta proyección incluye en la actualidad aspectos como la formación del público y el apoyo a los creadores.

El coleccionismo y el patrimonio cultural, tiene que ver con nuestra política cultural y tiene que ver, también, con el pensamiento cultural que debe presidir las estrategias institucionales cubanas, con una postura ética ante el arte y ante la creación.

Lo menos que se puede hacer en un país como Cuba -donde tan importante ha sido el valor de la obra y del artista- es mantener a toda costa estos espacios, esas alternativas para que el buen arte y la buena obra prevalezcan por sobre la vulgaridad y el facilismo.

El riesgo es que empieza a estar en crisis el sistema de valores, que es el que legitima, el que acredita las tendencias, los artistas, los procedimientos, las formas de construir la Historia del Arte.

Las obras de estos quince artistas participantes, navegan por espacios plásticos múltiples, pero implantan coincidencias en la exploración de territorios particulares, en ciertas prácticas obsesivas con formas y procesos que se convierten en imperiosas y vitales, porque de otra manera no se alcanzaría el estallido crítico que hace brotar la esencia del sentido.

Y en otro plano, la mayoría de las obras reafirman una búsqueda y construcción de imágenes sobre procesos y vivencias, impregnadas de unas políticas de identidad que revisan y repiensan historias personales o situaciones definitorias ligadas al entorno.

Nuestras iniciativas para fomentar la educación del gusto estético y el coleccionismo de arte están íntimamente ligadas. El coleccionismo atesora saber, recuerdos, pedazos de vida y retazos de sueños. Le asigna una coherencia interna a una fracción del mundo, el del arte, que, como diría Aristóteles, tiene el honor de dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas.

Mención -  Julio César Pérez Duque (Pichi). Homenaje a los necios de cafetín y podio. Instalación.Mención - Julio César Pérez Duque (Pichi). Homenaje a los necios de cafetín y podio. Instalación.

Sobre el Autor

Heriberto Acanda Ramos

Heriberto Acanda Ramos

Director general en Galería de Arte Arturo Regueiro en Pinar del Río, Cuba.

Más artículos de este autor

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero