Actualizado 20 / 06 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

“Hasta que no pueda más, estaré apoyando el fútbol en Pinar del Río”

“Hasta que no pueda más, estaré apoyando el fútbol en Pinar del Río”

Cuatro largas temporadas estuvo alejado el Fútbol Club Pinar del Río de la primera división del balompié en Cuba, tiempo durante el cual jugadores, cuerpo técnico y directivos, en vano buscaron devolver esa disciplina al lugar que por historia pertenecía.

Esa deuda quedó saldada hace unos días, luego de que el seleccionado local dominase el torneo clasificatorio nacional de Segunda División, logrando así uno de los dos cupos en disputa a la 103 edición, de la Liga Cubana de Fútbol. Aunque fueron por supuesto los atletas los mayores protagonistas en ese éxito, difícilmente se hubiese alcanzado tal proeza sin Pablo Elier Sánchez, estratega que desde el año 2010 cumple la azarosa tarea de guiar los destinos de la primera categoría del fútbol pinareño. Titulado como ingeniero agrónomo en la Universidad de Pinar del Río, la vida de Pablo Elier ha estado signada, sin embargo, por el deporte más universal, al que ha dedicado todo sus esfuerzos, primero como jugador y luego como catedrático y director técnico. Poseedor de un físico imponente, Pablo Elier se desempeñó indistintamente como jugador de contención y defensa central, en una época plagada de estrellas. Una serie de lesiones hicieron que la de 1990 fuera su última campaña como atleta activo, momento que hasta hoy recuerda pues representaba alejarse de su mayor pasión. No obstante, el destino pronto le depararía una nueva responsabilidad en la que hallaría sosiego. “Coincidentemente en ese tiempo, por problemas de enfermedad se retira Juan Francisco Caro, y entre los dos conformamos la academia de fútbol de la provincia, que no tenía nada de oficial pero que nosotros organizamos porque había muchos jóvenes con talento que necesitaban ser reclutados, estuvimos dos años trabajando acá en el ‘Fajardo’, logrando conformar un equipo bien competitivo”, dice. En los años siguientes, su impronta le llevaría a dirigir junto a Caro, el equipo juvenil de la ESPA y prestar servicios en un club profesional de Bolivia, experiencias que contribuyeron a su formación como entrenador. “A mi regreso finalicé la licenciatura en Cultura Física, en ese momento por supuesto estaban conformados los cuerpos técnicos de los equipos acá, por lo que me seleccionan para impartir clases en la Universidad. “Aunque no me alejé totalmente del fútbol, estuve dedicado a enseñar la teoría y trabajar con la Comisión Técnica, ya que cuando aquello todavía el fútbol se trabajaba en San Cristóbal”. En el 2010, mientras cumplía misión internacionalista en Venezuela, Pablo Elier conocería de su nombramiento como director del once vueltabajero, en un contexto donde la nueva división político administrativa del país dejaba a la provincia sin su principal baluarte: La Bombonera de San Cristóbal. “Comenzamos una nueva era, porque la verdad es que no teníamos nada, partimos de cero en estructura, en jugadores, en dirección y emprendimos entonces la historia en las segundas divisiones. Los contrarios nos perdieron el respeto, pues la historia ya no se correspondía con la de etapas anteriores, y por desgracia nos seguían comparando con aquellos equipos, querían que fuéramos los mismos y el contexto no era para nada igual”. Un cambio de estructura implementado en el 2013 mediante el cual se eliminaba la Segunda División, permitió al FC Pinar participar al máximo nivel del balompié durante esa temporada en la cual, para sorpresa de todos, culminaría siendo subtitular nacional. “Creo que el factor determinante ese año fue la selección de refuerzos que hicimos luego de terminar la etapa regular, no con jugadores de elite sino con atletas que tenían muchos deseos de jugar con el equipo. “En el 2014 los refuerzos regresaron a sus provincias y nosotros volvimos a ser el mismo equipo de muchachos jóvenes e inexpertos que iban a afrontar esa misma competición, siendo subcampeones pero sin aquellos jugadores que nos completaban el equipo, esa es la diferencia que a veces la gente no entiende del porqué un año fuimos subcampeones y al otro regresamos a la segunda división”. Al hablar de lo que sobrevino después, el estratega no puede ocultar la frustración sentida por él y por el resto de su colectivo. “Fue difícil porque tuvimos equipos que yo mismo pensé que no perderían con nadie, íbamos como favoritos y en el terreno dominábamos el juego, sin embargo, volvíamos a ser eliminados, se necesitaba orden, motivación y una gente que guiase, ese no lo tuvimos nunca”. Los sucesivos tropiezos en el intento de ascender a la máxima instancia del fútbol cubano, hicieron que en el 2016 fuese renovada la dirección del seleccionado de la más occidental de las provincias, con lo cual Pablo Elier pasó a atender la Comisión Técnica de ese deporte. “Lo único que me quedó de aquello fue que tuve la oportunidad de decir todo lo que sentía, porque era increíble que ese año era uno de los que más sacrificios había hecho, parecíamos esclavos del fútbol y a pesar de ello, lo único que medió fue el resultado: no clasificamos, no pudimos continuar. Desafortunadamente los cambios tampoco surtieron el efecto deseado, con lo que nuevamente fue llamado al frente del banquillo para intentar en este 2018 retornar a la elite nacional, en la que a todas luces hubiese sido la última oportunidad de hacerse justicia. Consciente de que este es solo un primer paso en la estabilización del fútbol pinareño a nivel nacional, el DT espera a partir de ahora un mayor apoyo de parte de los órganos de dirección en la provincia, en lo que concierne a la culminación de un terreno idóneo para competir. “En estos momentos si pasamos a la hexagonal tenemos un gran problema, cuando nos toque jugar aquí, tendremos que hacerlo como visitante o trasladarnos a San Cristóbal, algo que yo creo que es un poco chocante desde el punto de vista psicológico. si deseamos que los resultados se mantenga y que el fútbol comience a alcanzar niveles estables, hay que hacer un terreno de fútbol con condiciones en Pinar del Río. “Sea director o no, siempre voy a estar aportando los conocimientos que poseo, ya sea dando clases en la universidad o cursos de postgrado, sin nada de egoísmo, hasta que no pueda más estaré apoyando el fútbol en Pinar del Río”.

Sobre el Autor

Victor Manuel Blanco González

Victor Manuel Blanco González

Licenciado en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río, Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero