Actualizado 18 / 12 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

18ºC
29ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

¿Conformes o resignados?

Equipo cubano de béisbol

Y como Lázaro Blanco nunca fue el arma secreta que creíamos, el mesías que nos habían prometido, el elegido para tirar de las riendas del oxidado carromato del béisbol cubano, nuestro equipo regresa a suelo nacional con el sabor amargo de: se pudo ganar pero no se descifró el cómo.

El equipo más discreto que haya presentado nuestro país en clásicos mundiales, jugó sin la aparente presión de otras ocasiones, pero con las mismas carencias que nos han relegado de los puestos cimeros del deporte de las bolas y los strikes a nivel mundial.

El último choque ante Holanda fue la mejor prueba del nivel real del pasatiempo nacional, que sin las figuras que militan en la gran carpa, mucho tardará en revivir las glorias de antaño.

En lugar de sentarnos a revisar jugadas puntuales o satanizar a las que pudieran haber causado las derrotas, es necesario analizar con profundidad los aspectos de juego que las desencadenaron.

En seis partidos, nuestros lanzadores regalaron una treintena de boletos, cometieron varios wilds pitchs, descuidaron a los corredores en base y salvo contadas excepciones pudieron mostrarse dominantes sobre la lomita.

Las rotaciones de picheo utilizadas tampoco fueron las más felices, pues tanto el zurdo Yoanni Yera como el cerrador José Ángel García fueron bateados fácilmente en sus primera salidas, y aun así, los colocaron nuevamente en momentos claves.

A mi modo de ver, la conservadora estrategia de preservar lanzadores para abrir los juegos cruciales tampoco fue efectiva, ya que en la práctica se vio que estos no se mostraron atinados cuando les tocó asumir esa responsabilidad.

A pesar de llevar 12 serpentineros, algunos como Yosvani Torres, Raidel Martínez o Alaín Sánchez apenas completaron una entrada lanzada durante toda la competencia.

Un aspecto reprochable en la gestión del mánager Carlos Martí, fue la de mantener una alineación de bateo inamovible durante casi todo el torneo, a pesar de que desde el primer momento se pudo apreciar que hombres como Frederich Cepeda y Carlos Benítez no andaban nada bien madero en mano.

Los errores tácticos a la hora de tocar la bola, robar base o tirar a las almohadillas fueron también aspectos que influyeron en la eliminación del equipo cubano.

Aunque conocemos el techo actual de nuestro béisbol, considero que sentirnos satisfechos por haber cumplido el objetivo de pasar la primera fase, es cuanto menos, vergonzoso.

En Japón nos enfrentamos a un béisbol disciplinado, pero que es practicado por hombres que también usan guantes, bates y pelotas de igual factura a la nuestra pero a los que en alguna medida hemos sobredimensionado en el imaginario pensar.

Para el béisbol de la Mayor de las Antillas la octava posición alcanzada en el IV Clásico Mundial, constituye la actuación más discreta en esas lides, pues luego de culminar segundos en 2006 había anclado quintos en 2009 y sextos en la edición de 2013.

Por lo pronto, habrá que esperar al V Clásico para volver a enfrentar lo que más vale y brilla del béisbol mundial, ya que ni siquiera los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 contarán con las estrellas de las Ligas Mayores, según se ha anunciado.

Ojalá, para esa fecha, el bloqueo con sus prohibiciones, las trabas burocráticas y las mentalidades que todavía impiden a los que juegan en la MLB hayan sido eliminadas, y nuestros peloteros, los que juegan aquí o allá, puedan defender de manera unificada la camiseta de las cuatro letras.

Sobre el Autor

Victor Manuel Blanco González

Victor Manuel Blanco González

Licenciado en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río, Hermanos Saíz Montes de Oca.

Enviar un comentario como invitado

0
  • Invitado - Juan

    Muy bueno su articulo y escribiendo lo que amante del beisbol piden a gritos, cortando por lo sano,diciendo la verdad que muchos no se atreven.Muchas gracias

    URL corta:
  • Invitado - Simon

    El béisbol es pasión, es cultura, es un juego, pero por politicarlo, hemos perdido la razón de ser, ya no se busca un guajiro de campo que con piedras tumba los cocos de la más alta mata ,que con un trozo de palo hace un bate y batea lo mismo piedras que pelotas de trapos o cualquier cosa redonda y prefieren escoger a los hijos de aquellos que quizás brillaron, pero estos no están motivados, o hijos de alguien que tiene una carrera política y los llevan quizás para proteger a los que quieran abandonar el equipo, aunque no sean buenos peloteros, que jueguen de verdad los que muestran interes ,como dice Urquiola los que vivan para el béisbol no los que quieran vivir del béisbol, mientras mandamos los mejores entrenador a otras provincia la nuestra se fue destruyendo, lo siento porque soy como polo montañés guajiro del monte

    URL corta:
  • Invitado - Ramon Illa Argudin

    Yo creo que para nadie que vea pelota international de liga organizada sea un secreto que ese equipo que fue al clasico SI pasaba la primera ronda quedaria en la segunda asi vamps a dejarnos de criticar que eso es lo que tenemos hoy en dia , ademas Jay que trabajar fuerte SI queremos cambiar la imajen de nuestro equipos.

    URL corta:
  • Invitado - Dr. Reinaldo

    Porque estamos donde estamos en el 2017.

    Nuestro béisbol está en crisis, el deterioro de nuestro juego nacional es por la ineptitud de nuestra Federación de adaptarse a los tiempos corrientes.
    Ya es tiempo de dejar esa política anticuada y llevar a nuestro béisbol al siglo veintiuno. Hasta cuándo vamos a seguir viendo lanzadores ancianos tirándoles rectas de 85 mph a bateadores de calidad de MLB.
    El equipo que llevamos a éste torneo tenía el talento para ganar una Serie del Caribe, pero no un Clásico Mundial, adonde el talento esta a un nivel máximo. Cuando un país que nosotros le exportamos la pelota (Japón), tiene que mandar sus instructores para dar clínicas en nuestro país, tenemos un problema grave.
    Ojala que aprendimos nuestra lección con nuestra actuación en este torneo, que nuestra pelota sin nuestro peloteros en el exterior ya no tiene el nivel para competir con otros países, cuando eso otros países usan sus peloteros de MLB o ligas menores.
    Ese cuento que tenemos peloteros de este nivel después de 500 fugas desde el 2006, ni se lo creen ellos mismos. La mayoría de los peloteros en esta edición de las cuatro letras ni vieran el banco con un equipó antillano unificado.
    En lo siguiente van a ver el deterioro de nuestras alineaciones cada Clásico Mundial:
    Clásico Mundial 2006
    1. Eduardo Paret SS
    2. Michel Enríquez 3B
    3. Yulieski Gurriel 2B
    4. Frederich Cepeda LF
    5. Osmani Urrutia RF
    6. Yoandy Garlobo DH
    7. Ariel Borrero 1B
    8. Ariel Pestano C
    9. Carlos Tabares CF
    Resultado: Subcampeón
    Clásico Mundial 2009
    1. Leonys Martín CF
    2. Héctor Olivera 2B
    3. Yulieski Gurriel 3B
    4. Frederich Cepeda DH
    5. Alfredo Despaigne LF
    6. Yoenis Céspedes RF
    7. Leslie Anderson 1B
    8. Ariel Pestano C
    9. Luis Navas SS
    Resultado: 5to puesto
    Clásico Mundial 2013
    1. Guillermo Heredia CF
    2. José Miguel Fernández 2B
    3. Frederich Cepeda DH
    4. José Abreu 1B
    5. Alfredo Despaigne LF
    6. Yulieski Gurriel 3B
    7. Yasmany Tomás RF
    8. Frank Camilo Morejón C
    9. Erisbel Arruebarrena SS
    Resultado: 5to puesto
    Clásico Mundial 2017
    1. Roel Santos CF
    2. Alexander Ayala SS
    3. Frederich Cepeda DH
    4. Alfredo Despaigne LF
    5. William Saavedra 1B
    6. Yurisbel Gracial 3B
    7. Carlos Benítez 2B
    8. Frank Camilo Morejón C
    9. Yoelkis Céspedes RF
    Resultado?

    URL corta:
  • Invitado - Dr. Reinaldo

    Lo mejor y lo peor de Cuba en el Clásico Mundial 2017.

    Cuando el equipo Cuba de béisbol pierde, se puede decir que en la Isla se respira duelo nacional. Tal es la situación actual, luego de que el team cubano fuera eliminado por los holandeses en el Clásico Mundial de Béisbol como ocurrió en 2013, pero esta vez con la humillación de un súper nocaut 14-1.
    Para suerte de la afición, el resto de los equipos en el Clásico están regalando partidos emocionantes y de alto nivel. Se agradece ante el poco béisbol de esa calidad en pantalla.
    Si se analiza al equipo cubano, puede verse fácilmente que su nómina tiene carencias en todos los aspectos del juego. Reducido poder, ínfima velocidad —no tiene robadores—, pitcheo sin especializarse —cualquiera es abridor, o relevo, o cierra juegos— y la defensa en sí fue bien discreta, con problemas sobre todo en las esquinas del infield.
    Todo equipo de béisbol tiene el chance de vencer en el juego, pues ningún partido es igual a otro, pero Cuba fue barrida en la segunda ronda por Israel (4-0), Japón (8-5) y Holanda (14-1). Estas fueron las principales razones, resumidas en lo mejor y lo peor del conjunto.
    Lo mejor
    —Despaigne-Gracial: ¿Qué hubiese sido del team Cuba si Alfredo Despaigne no hubiera encontrado en Yurisbel Gracial el descanso ofensivo del equipo? El dúo asumió los mejores turnos y el peso del poder del conjunto, con promedio de .453 (42-19), además de cuatro extra bases, la mitad vuelacercas.
    El resto del team cubano apenas produjo para .235 (153-26), sin jonrones y con 33 ponches, a razón de uno por cada 4,6 veces al bate. Suena alarmante otro numerito: Despaigne y Gracial también fueron los únicos en alcanzar una base por medio del "robo", aun cuando en el resto de la novena aparecían corredores de piernas rápidas como Roel Santos, el hombre proa, Yoelkys Céspedes y Víctor Víctor Mesa.
    —Disciplina en el home plate: Lo único que llevó al Clásico Mundial de Béisbol el excelente bateador Frederich Cepeda no fue su promedio de antaño (.449), con el cual lideraba a todos los bateadores en la historia del evento, sino su capacidad para evitar irse con pitcheos malos. Cepeda tomó siete pasaportes y uno de ellos fue vital en la quinta entrada, durante el juego decisivo ante Australia, que daba el pase a segunda ronda.
    Despaigne lo aprovechó y coronó el disciplinado turno de su compañero con un Grand Slam del cual aún se habla. Esa disciplina en el home fue una asignatura de los cubanos en todo el torneo, en el que tuvieron 133 turnos sin tomar apenas boletos. Únicamente Cepeda (7), Despaigne (4), y uno solitario de William Saavedra y Carlos Benítez, alcanzaron base por la vía de las cuatro bolas.
    Lo peor
    —Naufragó la proa: Decirlo suena increíble y escribirlo es muy penoso. Los primeros tres bateadores del line up de Cuba, terminaron de 21-0 en conjunto durante los últimos dos partidos. Incluso los utilizados como tercer madero en la justa salieron de 18-1 (Cepeda de 15-1), con cuatro ponches. Si el mejor bateador de un equipo no produce (25 apariciones al rectángulo sin la sombra de una remolcada), un cambio a tiempo debió imponerse.
    —Pitcheo abridor, bullpen o bumerán: Las ventajas de Cuba duraron lo mismo que un merengue en la puerta de un colegio. ¿Por qué? Cosas del bullpen y la inefectividad del mismo. Estos numeritos lo resumen todo: 35 hits tolerados, de ellos siete jonrones, 20 boletos gratis y 30 carreras permitidas, igual al 75% de las totales. ¿Así quién gana?
    De los abridores, para qué hablar. Un dato de quien debió ser el cabecilla de rotación, Lázaro Blanco, asusta: lanzó para 8.31, permitió bateo oponente de .421, y su WHIP tocó las nubes (3.00).
    —Pagar por los errores: La selección cubana cometió ocho pifias en el Tokyo Dome, durante su actuación en seis juegos. La mitad fueron de Yurisbel Gracial, quien se vio distante de la defensiva mostrada en Cuba jugando la antesala. La razón es fácil de entender, los corredores del Clásico Mundial no son los mismos de la pelota cubana, la exigencia es superior y eso genera más presión.
    William Saavedra fue otro que mofó un disparo y, lamentablemente, dio más vida a Japón en el octavo inning del duelo en segunda ronda. Luego, un elevado de sacrificio dio ventaja y un jonrón de Tetsuto Yamada acabó por sonar el puntillazo sobre un pitcheo alto de Miguel Lahera.
    ¿Qué distinto sería un conjunto unificado con los peloteros cubanos que juegan en la MLB? Ese sueño, aún en trance, lo podríamos vivir en 2021, pero mientras tendremos que seguir vestidos con el verde de la esperanza.

    URL corta:
  • Invitado - Dr. Reinaldo

    ¿Qué pasa con nuestros pitchers?.

    Los pilotes que sostienen el beisbol en Cuba se vienen quebrando desde hace unos años, el peso de los errores, de los bajos salarios, de las emigraciones, de la inmutabilidad más inquietante, de la apatía generalizada y del alarmante divorcio con la realidad que nos circunda, son demasiados para una estructura antigua, construida con maderas apetecibles para bichos y polillas hambrientas.
    Dentro de toda esta vorágine siguen saliendo como el marabú más salvaje, peloteros con condiciones físicas admirables, provistos de las herramientas más codiciadas para jugar el beisbol, salen de todas partes, haciendo saltar los números que marcan las calidades individuales y los prospectos más anhelados. En las categorías de cadete y juveniles, muchos lanzadores disparan a una velocidad superior a las 90 millas por hora, desprovistos de la técnica más depurada y en pleno florecimiento físico que auguran virtuosos futuros. Entonces, ¿Dónde están esos lanzadores?, ¿En qué momento se pierden en el laberinto dantesco de la pelota cubana?, ¿Por qué involucionan, se marchitan, se desintegran en el aire?

    El problema es bien serio, y no hablo solo de velocidades supersónicas, hablo del comando de los lanzamientos, del control, de la variedad, de la psiquis y de la disciplina táctica del deportista.

    El IV Clásico Mundial fue el detonante (o al menos eso espero), un grito alarmante y desesperado que se escuchó en cada rincón del planeta, un ente que no pudo más lamerse las heridas y explotó en quejidos desesperantes ante los ojos de todos.
    Nuestros monticulistas se llevaron el ridículo como trofeo a casa, un descontrol de colosales proporciones, precarias velocidades y un rustico pensamiento táctico, fueron los culpables de tan bochornoso premio.

    Con el falso lema de ¨cumplidores¨ llegaron a la isla y entraron por las puertas de atrás, cabizbajas y envueltas en un sólido silencio, guardando toda la culpa del mundo en sus maletas, envueltos en la vergüenza y la desilusión.

    Pero una pregunta está en el aire, ¿Dónde están los verdaderos culpables?, ¿Dónde están los que han dejado morir el talento, los que duermen la siesta y llegan al terreno bostezando, los que se cruzan de brazos, los que no estudian, los que no se superan, los que justifican y descansan, los que creen que el beisbol no se desarrolla, los que no creen en los métodos de observación, de repetición, los que no aplican la ciencia y la técnica?,¿A dónde fueron a parar los verdaderos técnicos, los insomnes entrenadores, los encargados de velar y cuidar las riquezas físicas y espirituales de los deportistas?, ¿Qué se hicieron los catedráticos, los analistas, los que dictaban largas conferencias, los que tenían manos de artesano y construían piedras preciosas del sucio barro? ¿Quién sale con un machete a cortar la yerba mala de los montes para encontrar talentos?
    Nuestros terrenos y áreas deportivas no son más que áridos desiertos donde habitan los culpables con el lodo hasta el cuello, donde los efectivos técnicos de antaño volaron como palomas asustadas o cayeron vencidos por la desmotivación y el desinterés.

    El arbitraje cubano, cómplice silencioso de nuestros males en la lomita de los suplicios, es la guinda del pastel, la sal de la desgracia, de la burla y la vergüenza colectiva.

    Nuestros talentosos lanzadores, por obra y gracia del clima tropical, de los genes, de la mezcla de razas o por quien sabe que cosas, traen innatas las condiciones físicas que necesita este deporte, pero están cayendo como moscas por todas partes, infestando nuestro deporte nacional hasta los tuétanos.

    En estos tiempos ya no está claro cuál es la ¨pelota libre¨ y cuál es ¨la pelota esclava¨, lo cierto es que nuestros lanzadores están ¨libres de culpa¨ y si no ocurre un milagro, un rabo de nube que se lleve todo lo ¨feo¨, seguirán siendo ¨esclavos de la indolencia y la dejadez¨.

    URL corta:
  • Invitado - Ramón Illa Argudin

    Yo no se curl es el problema, si la mayoria de los equipos que participan en estas competiciones utilizan peloteros que juegan en ligas serias asi que yo no se por que en el casi de Cuba no es asi, SI todo continua de esta forma creo que lo mejor es no asistir a estas eventos con el equipo de hoy en dias ya que ese equipo no creo que nos gane a nosotros que somos unos viejos que nos reunimos para pasar el tiempo juntos aqui en Europa y no olvidarnos de nuestro deporte nacional.

    URL corta:
  • Invitado - FAJARDO

    UN SALUDO
    HOY ES QUE HE VISTO EL COMENTARIO MUY CONCRETO PERO MUY BUENO.
    SOLO UNA DISCREPANCIA .
    A ESTAS ALTURAS DE LA CRISIS DEL BESIBOL CUALQUIERA QUE FUERA EL DIRECTOR TECNICO HABRIA TENIDO IGUAL O PEOR RESULTADO. MARTI FUE SOLO UNA VICTIMA DEL PROCESO DE DETERIORO DE NUESTRO DEPORTE NACIONAL.
    BUSUQMEOS A FONDO LAS CAUSAS DE LOS PROBLEMAS Y VEREMOS QUE A UNA VELOCIDAD NO TAN LENTA PROSPERARA NUESTRO PASATIEMPO PREDILECTO.
    O ADOPTAMOS RAPIDO MEDIDAS O EL FUTBOL SE TRAGARA A L BESIBOL Y LAS LIGAS FORANEAS SE TRAGARAN A NUESTRA SERIE NACIONAL.
    EN ESTE MINUTO UN ALTO POR CIENTO DE LOS FANATICOS SIGUEN MAS LAS MLB Y LAS DEMAS LIGAS DEL CARIBE QUE NUESTRA SERIE , QUE CIERTO ES QUE SOLO SE PUEDE VER A PARTIR DE LOS PLAY OFF.
    OJALA Y NO PASE IGUAL QUE CIUANDO EN EL PRIMERO , SEGUNDO , TERCERO Y TAMBIEN AHORA QUE HACEN LOS ANALISIS FINALES , UN MILLON DE RECOMENDACIONES Y QUIENES HACEN LOS RESUMENES PUEDEN COPIAR Y PEGAR EN EL PROXIMO EVENTO QUE LAS CAUSAS Y LAS OPINIONES SON HERMANAS GEMELAS

    URL corta:

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero