Actualizado 18 / 11 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

19ºC
28ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Una niña llegó a mi puerta

Día de la infancia en Cuba

Hay una niña en mi puerta. No vino a pedir limosnas, ni un bocado de comida, vino con la brisa, vino con una rosa. A ella le gustan las rosas y por eso las regala.

Se llama Emily y es mi vecinita. Es una nena cubana de solo cuatro añitos, que cada tarde, cuando regresa de su taller de orientación vocacional de ballet, recoge por el camino algunas flores y las reparte o las pone en agua para que sus colores sean más duraderos.

Vino la pequeña con sus grandes lazos blancos, el tutú y la felicidad reflejada en el rostro; entonces entró a la sala de mi casa y danzó, hizo el Split lateral y después punteó como toda una profesional en busca de reconocimiento, y lo tuvo, y es cuando los ojos le brillaron de alegría.

Ella quiere ser bailarina, y con los poquitos años que tiene ve posibles sus sueños. Así viven los niños de mi Isla, tal vez carezcan de alguna golosina, y por qué no, hasta de juguetes que son caros, pero desde pequeños son los reyes de la casa y de la sociedad, y para ellos es que se trabaja.

Este primero de junio celebramos el Día Internacional de la Infancia en Cuba, y ellos, los más pequeños están de gala. En los círculos infantiles, las escuelas, las cuadras, los hospitales, en las casas, en cada pedacito de tierra -cercana o lejana-, donde haya uno de estos “bajitos” se ha de hacer fiesta, porque sobre ellos decía nuestro Apóstol: “Para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo”.

Emily termina de jugar, nos da un beso de amor,- como dice ella -y se marcha. Atrás nos deja una bella reflexión, y miramos a todos los niños del barrio: Richard quiere ser pelotero igual que papá, María Carla estila para el canto coral, Abraham será artista de la plástica y Eduar será doctor.

Esos son sus anhelos, pero por el momento ellos, y todos los infantes de Cuba, asisten a los círculos infantiles o a las escuelas, sin preocuparse porque mañana las puertas de estas instalaciones puedan cerrar y su sueños quedar truncados. En ellos está el futuro y la esperanza del mundo.

Día de la infancia en Cuba

Día de la infancia en Cuba

Día de la infancia en Cuba

Sobre el Autor

Ana María Sabat González

Ana María Sabat González

Licenciada en Español y Literatura, periodista de Guerrillero. Ha sido profesora de la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca. Se dedica al periodismo desde el año 1996 y aborda en sus trabajos diferentes temáticas sociales y políticas.

Enviar un comentario como invitado

0
  • Invitado - Irisel

    Ana me gustó mucho tu artículo eso de hablar de la seguridad que disfrutamos nosotros y los niños que vivimos en esta isla eso es bueno para que las personas que te leyeron sepan y se acuerden de esas pequeñas cosas como una flor en las manitas de una niña. Tengo una niña de esa misma edad y quisiera que si puedes hacerme el favor de escribirme a mi correo como puedo o donde me dirijo para que mi niña estudie ballet Saludos Iris

    URL corta:

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero