Actualizado 25 / 04 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

17ºC
27ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Entrevista online sobre cómo las familias deben afrontar la separación

Entrevista online sobre cómo las familias deben afrontar la separación

La familia es lo más importante que tenemos en la vida. Cuidarla debe ser la tarea fundamental que llevemos a cabo. Es por eso que, motivados por el tema de Cómo afrontar la separación de uno de los miembros de la familia, para que ese hecho no resquebraje la dinámica del hogar, realizamos una entrevista online, en la que la psicóloga Leidy León Veloz, presidenta de la Sociedad Cubana de Psicología de Pinar del Río, contestó sus interrogantes sobre el tema y  mostro herramientas que pueden funcionar para aprender a vivir esas situaciones de la manera más sana posible.

Leidy León Veloz

-Laura Elena
Vivo con mi hijo, hago las cosas de la casa, me ocupo de todo pero aún así cada día lo siento más lejano. Cuando tiene una relación vive metido en su cuarto. Yo jamás volví a tener una relación pq él no quería y ahora cada día me siento más sola. Qué hacer?

Psicóloga: La cuestión de tener cosas en común y a la vez respetar los espacios es una tarea difícil, porque mientras menos se habla, y mientras menos cosas se comparten de la cotidianidad, se genera un vacío enorme. Lo primero que puede hacer es hablar con su hijo, decirle que se siente cada vez más sola, y más separada de él, y tratar de indagar en las razones de por qué han llegado hasta este punto. Si usted es la que primero ha comenzado a sentir esa distancia la invito a romper el hielo y conversar con él, para que no se sume usted a ese silencio que él está imponiendo.

Otra cuestión importante a tener en cuenta, es que las madres a veces, por ocuparse de los hijos y estar pendientes de ellos, se olvidan de que pueden tener proyectos propios, vivir su propia vida, tener sus tiempos, y así tendrán cosas que compartir con sus hijos, y que no se vuelva un interrogatorio de la vida del otro.

-Soy Luisa Hernández, de La Habana. Mi hija quiere irse del país para reunirse con su padre que vive en el extranjero, ella es mayor de edad pero sé k eso me va a matar, pero x otra parte no debo detenerla. Me ayuda a pensar qué podría ser lo mejor.

Psicóloga: Adelantarse a lo que puede suceder con un acontecimiento es dañino, más aún cuando se reacciona de forma negativa, esperando lo peor. Hay una cuestión cuando de irse a vivir a otro país se trata, y es el término que empleamos conocido como “muerte simbólica”. Usted hace referencia a que la posibilidad de que su hija emigre la va a matar, pero no tiene porqué ser así, porque pueden seguir compartiendo cosas aún desde la distancia. Las madres por lo general abandonan sus proyectos para vivir los de los hijos, y no se dan cuenta que cuando estos se van de su lado, pueden vivir su propia vida. Que su hija cambie el lugar donde viva, implicará cambios, pero ello no significa que vaya a cambiar el afecto, el vínculo entre ustedes. Debe repensar primero qué significados tiene que su hija se vaya a vivir con su papá, y aclarado este significado, reconstruirlo de manera positiva. Además debe pensar que su hija no estará a su lado, pero seguirá estando. Siempre asusta quedarnos sin las personas que queremos pero debe entonces proponerse nuevos proyectos que la ayuden a seguir adelante.

- Carmen
Vivo con mis hijas, sus maridos, mis nietos pero aunque reina la algarabía me siento sola. Ya soy mayor y hay un hombre más joven que me gusta,pero mi familia dice que ellos solo quieren meterse en la casa, yo en verdad no sé qué hacer.

Psicóloga: Mi recomendación es que cuando se desea algo se debe luchar por ello. Los temores de su familia son normales, pero si todos sus hijos y nietos tienen su proyecto familiar armado, es muy justo que usted lleve adelante el suyo. Además el futuro junto a esa persona que usted quiere no tiene que ser catastrófico, como lo están pensando sus hijos. Por lo que me cuenta hay prejuicios hacia ambos lados, hacia la juventud y hacia las personas mayores, sin darse la oportunidad de construir un juicio ajustado a la realidad. Es necesario permitir que las cosas sucedan y de ahí entonces sacar las conclusiones.

-Frank Rodríguez
A mi madre no le gusta ninguna de las parejas que me busco, ya es me tiene aburrido, a todas le ve defectos y las maltrata, y si me le enfrento la cosa se pone peor. Yo quisiera irme a vivir a la casa de mi novia pero ella está enferma y no puedo dejarla sola. Si me voy tendré cargos de conciencia, no obstante si me quedo no voy a tener vida. Ayúdeme por favor.

Psicóloga: A veces hay que tomar decisiones ajustadas a la realidad que a cada cual le toca vivir, todas tienen costos y hay que asumirlos. Si su madre no está de acuerdo no es justo imponerle una convivencia con quien ella no lo desea. Una posibilidad es que también las experiencias de convivencia con esas personas hayan sido malas. Hay un tema que menciona y es la culpa, pero debe preguntarse por qué siente o sentiría culpa por irse a vivir con una mujer, si atender a su mamá no necesariamente implica convivir con ella.

-Julio Aguilar
Recomiéndeme algo. Llevo 4 años de relación con mi pareja, pero a ella no le gustan mis amigos, mi familia, cada trata de aislarme más. Yo quisiera separarme de ella pq me frena para todo pero no tengo voluntad para hacerlo.

Psicóloga: Separarse de una persona es una ilusión, siempre quedamos unidas a las personas de alguna manera. Probablemente sí deseas estar a su lado, pues han convivido cuatro años. Por otra parte la relación de pareja es diferente a las relaciones con la familia, los amigos, y se debe aprender a respetar los espacios de cada quien. La cuestión también está en que te dejas aislar, por alguna razón que no sabemos. Tenga cuidado de separarse de esta persona echándole culpas y se encuentre con otra persona exactamente igual. Separarse de su novia sería lo más fácil, cuando las decisiones no solo están en si separa o no, sino en como usted lleva su vida, que no puede ser seguir siguiendo la voluntad de otros. Resumiendo, todo depende de usted.

-Gracias por la idea de esta entrevista. Soy pinareño, no importa mi nombre. Le cuento. La madre de mi hija se fue del país estando ella pequeña, mi mamá y yo nos hemos encargado de todo y resulta que ahora ella regresó, le trae regalos, la anda comprando con obsequios porque desea llevársela y nos presiona, le habla mal de nosotros.... Ya mi hija se la pasa llorando y tengo un dolor tan grande en el alma, pq no quiero dejarla ir y x otra no puedo verla así de triste. Qué se supone deba hacer?

Psicóloga: En primer lugar cualquier tipo de manipulación a la niña, que sería buena saber su edad, que vaya en detrimento de cualquier figura importante de la familia es una forma de ejercicio de violencia hacia la menor, que bajo ningún concepto se puede permitir. Hay un término en psicología conocido como “alienación parental”, que describe como una de las partes trata de borrar, alienar, de la vida del menor a la otra, generándole rechazo, manipulando el criterio de los menores, y esto tiene un impacto negativo para los niños, quienes sufren como probablemente esté sucediendo en su caso. Le aconsejo no dudar en defender a su hija de este tipo de manipulación por las vías que sean necesarias. Es un acto inadecuado por parte de la madre y altamente cuestionado. El tema de los regalos es uno común cuando hay beneficios materiales mediando un vínculo. Nosotros le llamamos la cosificación del afecto, sucede sobre todo cuando se está en la distancia y una de las partes tiene más posibilidades de hacer regalos costosos. En este caso el peligro está en el propio vínculo que está construyendo esa madre. Si la niña llora y esta triste, es que está sufriendo. Teniendo en cuenta la edad del menor hay que legitimarlo con ellos. La manera de hacerlo es en primer lugar teniendo en cuenta el deseo del menor y llegar a acuerdos familiares. Está claro legalmente que la guarda y cuidado del menor, si la madre no vive en Cuba, es del padre, y si ese comportamiento por parte de la madre persiste, se puede manejar legalmente como forma de proteger al menor y evitar la alienación parental; pero son solo se trata de saber que hacer legalmente, sino de pensar solo en el bienestar del menor. Se trata de una cuestión de no dejarse manipular, los adultos quiero decir, en la situación que está generando una de las partes, e intentar dialogar y llegar a un acuerdo. Además si la intención de la madre es llevarse a su hija con ella, que lo legitime, no tiene por qué dañar a la otra figura paterna, todo lo contrario.

-Yulianna
Es duro decirlo pero mi madre tiene marcadas diferencias en el amor que le da a mi hermana y a mí, siempre he sido el patico feo de la historia y eso que siempre vivo atenta a ella. Cada vez que me grita me pongo como loca y el otro día por poco la cojo por el cuello. Ella saca lo peor de mí y ya le digo, me siento sola, aislada, sin saber qué camino tomar.

Psicóloga: Mi observación es que puede y debe asistir un servicio de psicología.

Raite: Hola, el tema de la entrevista es muy interesante. Le hablo sobre mi situación. Soy doctora de un consultorio, en el que vivo con mi hija y mi esposo, pero ambos siempre hemos soñado con tener una casa propia. En estos días se me ha presentado la oportunidad de salir a cumplir una misión internacionalista, pero mi esposo no quiere. Me dice que la separación será muy mala para la relación. Dejar a mi hija también me hace dudar. ¿Qué me aconseja doctora?

Psicóloga: El primer temor es el de su esposo, el de que la relación puede romperse, y efectivamente puede suceder, de la misma manera que si no se va de misión. Lo que sucede es que hay una hija en común, y habría que llegar al acuerdo de como sería su cuidado, de usted irse de misión. Pero abandonar un proyecto por temores infundados del futuro no tiene sentido. En primer lugar debe pensar cuán importante sería profesionalmente u otras razones que la llevan a tomar esa decisión, qué costos tendría, pero es importante no tomar a la separación, a la misión, como causante de una posible ruptura, la misión puede llegar a ser un proyecto familiar. Alrededor de la misión hay muchas elaboraciones prejuiciosas, avaladas en ocasiones por realidades de personas, pero ninguna realidad es igual a otra, cada experiencia es única, por lo tanto renunciar a un proyecto por temor de otra persona no es justo.

Leticia Ramírez: Soy una joven de 24 años, y dentro de mis planes siempre ha estado la posibilidad de emigrar a otro país, pero vivo con mi padre y no quiero que sienta que lo estoy abandonando o que soy una mala hija, porque lo quiero con todo mi corazón. Pero por otra parte no puedo tener mi vida en pausa. No sé qué hacer.

Psicóloga: Los sentidos se construyen, y quien está sintiendo eso eres tú, no tu padre. ¿Le has preguntado si eso es lo que el sentiría, por tu tener tu propio proyecto de vida? Y si comparte ese mismo significado que le estas dando, habría que reconstruirlo. Emigración no tiene por qué ser igual a abandono, si hay un amor real seguirá siendo.

Manuel García: Doctora recientemente me divorcié de mi esposa luego de 10 años de relación. Tenemos dos niños, uno de 7 años y una pequeña de 4. Terminamos en buenos términos, y no tengo problemas para ver los niños, pero no me acostumbro a la idea de no verlos todos los días, de no estar presente a la hora del baño la comida, al acostarlos. Me duele pero la decisión no tiene vuelta atrás. ¿Qué hago para no sentirme así?

Psicóloga: Se va a sentir así, no hay manera de evitarlo, está pasando por un proceso de duelo, en donde ira acomodándose a esta nueva manera de relacionarse con sus hijos. Incluso si puede verlos cada vez que quiera puede pasarse un tiempo con ellos que le permita estar presente en las actividades cotidianas de la vida de los niños.

Yeni: Mi novio emigró hacia otro país hace ya casi 3 años. Hemos mantenido la relación, pero no ha sido nada fácil, la distancia es muy complicada. Aún no sé cuándo podremos reunirnos, pero no quiero terminar porque nos seguimos amando. Cómo hacer para que la separación no termine arruinando lo que tenemos.

Psicóloga: La pregunta va dirigida a cómo habitar un vínculo en la distancia, cómo hacer que la distancia esté nutrida de vivencias que indiquen que no hay olvido, si después de todo ese tiempo se siguen amando significa que hay un amor real. Una de las maneras es en primer lugar tener claro que hay un proyecto común, de vida en común, de hacer cosas en común, no importa donde estén, pero que hay un proyecto. Lo otro tiene que ver con ser capaces de compartir lo cotidiano, lo que parece que no es importante, pero que al final es la vida de la gente. Nuestro día a día está lleno de momentos triviales, de cosas sencillas, y a veces pensamos que solo debemos compartir con el otro solo lo trascendental. También se debe tener claro que hay un proyecto en común, pero también proyectos individuales.

 

Sobre el Autor

Dayelín Machín Martínez

Dayelín Machín Martínez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca de Pinar del Río, Cuba

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero