Actualizado 17 / 11 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

21ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Entrevista Online con el proyecto Con amor y Esperanza

Entrevista Online con el proyecto Con amor y Esperanza. / Foto: Januar Valdés Barrios

Entrevista Online con el proyecto Con amor y Esperanza. / Foto: Januar Valdés Barrios

Fundado en el año 2002 el proyecto Con amor y esperanza, es un espacio de creación y crecimiento espiritual para adolescentes con Síndrome de Down. Su fundador, el pintor y grabador pinareño Jesús Carrete Rodríguez, dedica sus esfuerzos, de conjunto con familiares y especialistas, a integrar socialmente a ese grupo de jóvenes, haciendo uso sobre todo de habilidades artísticas.

Entrevista Online con el Proyecto Con Amor y Esperanza Foto: Januar Valdés Barrios
Con amor y esperanza es un referente para el trabajo social comunitario en el país. Motivados por ello, los invitamos a participar con nosotros en la entrevista online que realizamos hoy. Ya están con nosotros Jesús Carrete, coordinador del proyecto,  y Ricardo Bejerano, fotógrafo, para responder las preguntas llegadas a nuestra redacción.

ENVÍE SU PREGUNTA

Saludos, soy Maritza Rodríguez. He visto que ustedes incluyen a los padres en el proyecto, pero hay padres que tienen hijos Síndrome de Down y no están en el proyecto, ¿hay algún tipo de discriminación?

Proyecto: No existe ningún tipo de discriminación, simplemente que no contamos con el necesario presupuesto ni con los instructores a tiempo completo, lo cual nos ayudaría a impartir más talleres y crecer con la matrícula, según la capacidad del espacio que tenemos.

Entrevista Online con el Proyecto Con Amor y EsperanzaFoto: Januar Valdés Barrios

Carlos García: ¿Con qué propósito fundaron Con amor y esperanza? ¿Por qué ese nombre y no otro?

Proyecto: Se fundó por la necesidad de que los muchachos habían perdido la motivación, no tenían deseos de salir a ningún lado, ni siquiera a la escuela. Y un grupo de padres muy preocupados por lo que estaba pasando, decidimos hacer los viernes, sesiones de arte con ellos, a mí me tocó la parte de la plástica, y entonces cada día que me veían me decían: Profe, cuándo vamos a comenzar  a pintar, y esa motivación por la pintura fue lo que inició el proyecto. Utilizamos el grabado como una técnica de la plástica, que es una magia, pues no sabes qué va a a salir hasta que no levantas la cartulina, te lo puedes imaginar pero no tienes la certeza. Cuando levantaban la cartulina y veían lo que habían sido capaces de hacer se les iban gritos de sorpresa. Así comenzamos, a partir de la motivación que nos fueron dando los muchachos, y veíamos cómo hasta su conducta ganaba. Decidimos ese nombre porque amor y esperanza son dos palabras muy bellas, y de mucha fe. Estas personas desprenden mucho amor y teníamos esperanza de que el proyecto con ellos iba a funcionar.

Es bueno aclarar que la técnica de la colografía (modalidad del grabado) que usan los muchachos se buscó en función de que no fuera agresiva para ellos o pudieran lastimarse, es decir, consiste en echar gesso (pasta profesional que utilizan los artistas) encima de un cartón y con un lápiz dibujar las formas. El entintado es en hueco y en superficie, y cuando está en seco se manipula con lápices de colores.

Cumpleaños colectivo de varios de los integrantes del proyecto. / Foto: Ricardo BejeranoCumpleaños colectivo de varios de los integrantes del proyecto. / Foto: Ricardo Bejerano

Manuel Ortega: ¿Reciben un salario todos los que trabajan en el proyecto?

Proyecto: No, la participación en el proyecto es voluntaria, es decir por amor. Las madres tienen salarios de madres cuidadoras y la mayoría de las demás personas que participamos somos jubilados, excepto los instructores de arte que prestan servicios un día de la semana, dos tres o horas, y ellos sí reciben un salario, pero no pagado por nosotros, tiempo ese que aún consideramos insuficiente. También reciben salario otros especialistas como la psicóloga que trabaja con nosotros, pero lo recibe de la misma manera que los instructores, es decir pagado por el organismo al que pertenece.

Juan Fonseca: ¿Qué hacen con las obras que salen del fruto del proyecto? ¿Las muestran en alguna exposición, o forman parte de algún otro proyecto artístico?

Proyecto: En primer lugar hacemos exposiciones y donaciones para eventos. Hemos participado además en concursos nacionales e internacionales en los que hemos obtenido premios con esas obras. Tenemos más de 80 exposiciones en el exterior en más de cinco países: Alemania, España, Bélgica, Estados Unidos y México. También se utilizan como ambientación en varias instituciones como policlínicos, tanto de nuestra provincia como en Matanzas. En más de tres ocasiones hemos tenido la oportunidad de exponer en el Museo de Bellas Artes. Además constituyen las obras nuestra propia sostenibilidad pues se comercializan en la casa taller GrabaDown, que es donde tenemos el permiso de ventas, dado por el Fondo Cubano de Bienes Culturales.

Luisa Ruiz: ¿Reciben atención de las autoridades e instituciones de la provincia?

Proyecto: Sí, tenemos la ayuda de Cultura, Educación, Salud pública, el Gobierno y el Partido. También el MININT nos ayuda mucho.

Encuentro con los poetas de la Asociación Hermanos Saíz. / Foto: Ricardo BejeranoEncuentro con los poetas de la Asociación Hermanos Saíz. / Foto: Ricardo Bejerano

Esperanza Acanda: ¿Quién es la persona más valiosa de ese proyecto? ¿Por qué?

Proyecto: Los niños con sus familiares son lo más valioso que tenemos, porqueson nuestra razón de ser.

Osbel Álvarez: ¿Han tenido algún viaje al extranjero por el proyecto?

Proyecto: No hemos tenido viajes, pero sí invitaciones, lo que debido a la tardanza en la gestión de los trámites migratorios no ha salido en tiempo y nos hemos visto imposibilitados de realizar el viaje.

Katia Hernández: ¿Qué impresión se llevan los que asisten al proyecto?

Proyecto: La gran mayoría se queda impactada por el alto valor humanista que tiene el proyecto, nos dicen que de todo corazón es lo mejor que han visto. Hubo un señor que nos visitó y nos comentó que se sentía como si hubiera llegado a la cima de una montaña, y en otra oportunidad nos visitó uno de los ilustradores más reconocidos de China, quien refirió que se sentía en las nubes. Todos los que nos visitan agradecen la oportunidad de ver de cerca nuestro trabajo, y nos piden que nunca lo cerremos.  También nos han visitado importantes figuras como Juan Padrón, tres de los Cinco héroes, el ministro de Cultura Abel Prieto, Sandra Levinson, dirigentes del Partido en la provincia, entre muchos otros. Hay muchas personas de fuera de Cuba que vienen específicamente a Pinar del Río a visitar nuestro proyecto, y eso nos da una gran satisfacción.

Galería ubicada en la sede del proyecto. / Foto: Ricardo BejeranoGalería ubicada en la sede del proyecto. / Foto: Ricardo Bejerano

María Martínez: ¿Dónde realizan sus actividades?

Proyecto: En la sede de la casa taller GrabaDown, radicada en la calle Virtudes #138, esquina Palma, todo el que lo desee puede visitarnos allí. Generalmente abrimos de lunes a viernes, pero en dependencia de las actividades que tengamos planificadas con la comunidad también abrimos los fines de semana.

Yordan Ruiz: Saludos. La experiencia para ese proyecto les viene de muy cerca, ¿cómo enfrentaron ustedes como padres el hecho de que les naciera una hija Síndrome de Down?

Proyecto: Lo enfrentamos con mucho optimismo. Era la personas que más ayuda necesitaba, y en eso hemos puesto todo nuestro empeño, desde el mismo momento en que tuvimos conocimiento que era un Síndrome de Down.

Dayamí Vega: ¿Son autofinanciados o cuentan con la financiación de alguna organización cubana o extranjera?

Proyecto: No tenemos financiamiento desde el año 2009, estuvimos financiados desde 2002 hasta 2009 por la organización Caritas Suiza.

Obra realizada a dos manos por Jesús Carrete y Liana Carrete. / Foto: Ricardo BejeranoObra realizada a dos manos por Jesús Carrete y Liana Carrete. / Foto: Ricardo Bejerano

Laura Pimentel: ¿Por qué el arte como herramienta para insertar a los niños y jóvenes? ¿Se centran solo en el grabado?

Proyecto: El arte mejora el alma, tiene esa virtud, por eso lo escogimos. Comenzamos por el grabado y tenemos más de ocho talleres: pintura, teatro, música, danza, tai chi, culinaria, pasarela y manualidades. Recientemente incorporamos el ballet.

Loly Barrios: ¿Aceptan a nuevos jóvenes para formar parte del proyecto? ¿Tienen que cumplir con algún requisito?

Proyecto: Sí, aceptamos a todo el que tenga interés, no existe ninguna limitante para darle entrada, el único requisito es la voluntad propia de participar.  Hay una disciplina con la que hay que cumplir una vez que se forma parte del proyecto. Tenemos un escalafón de espera, porque no tenemos los suficientes instructores que puedan asumir una elevada cantidad de alumnos para impartir los talleres. De incrementar la cantidad de instructores, también lo hará la cantidad de muchachos que puedan participar.

Participación del proyecto en el desfile por el 1 de mayo. / Foto: Ricardo BejeranoParticipación del proyecto en el desfile por el 1 de mayo. / Foto: Ricardo Bejerano

Martha Miranda: ¿Siente que ha logrado insertar a la sociedad a los integrantes del proyecto? Y en el caso de aquellos jóvenes Síndrome de Down que no forman parte de él, ¿cree que la sociedad los acepta verdaderamente, que se han logrado insertar socialmente?

Proyecto: Sí, están insertados en la sociedad plenamente, aunque laboralmente no. Se han  ganado el amor, cariño y respeto de la sociedad, sobre todo por lo que han  logrado en el dibujo y el baile. Después de estar en el proyecto ha mejorado su disciplina y su comportamiento social, un poco que se les ha quitado el nombre de Síndrome de Down y la gente los recibe como los "muchachos de Carrete".

Desgraciadamente aún hoy hay personas que los rechazan, pero la función del proyecto también es demostrar que tienen capacidades como cualquier otra persona para desarrollar cualquier tipo de actividad. Un ejemplo es Javier, miembro de nuestro proyecto, quien por su esfuerzo se ganó trabajar en la Empresa de Materias Primas, donde destacó por su excelente trabajo. Quienes los conozcan de cerca comprobarán la seriedad y entrega que le ponen a cada cosa que hacen.

Daniel Rodríguez: ¿Son suficientes los espacios para el disfrute y esparcimiento de las personas Síndrome de Down?

Proyecto: No, no son suficientes. Tienen limitaciones, no pueden ir a un cabaret, a otros lugares, es por eso que se sienten tan a gusto en el proyecto, porque es un lugar para ellos y de ellos, donde sin miedo alguno pueden ser ellos mismos. Desde el proyecto nos hemos encargado de insertarlos en lugares como teatros, museos, entre otros. Por su modo de ser y la labor artística que realizan se han ganado espacios que otros no tienen.

Taller de ballet. / Foto: Ricardo BejeranoTaller de ballet. / Foto: Ricardo Bejerano

Karina Gutiérrez: ¿Los integrantes reciben talleres de capacitación, superación, para mejorar sus habilidades artísticas o lo hacen solo de manera empírica?

Proyecto: Sí, reciben capacitación de especialistas, tanto los talleristas como los instructores. Por ejemplo, Marcos González, especialista de grabado en nuestra provincia nos imparte talleres sobre las técnicas de grabado, y a su vez nosotros a los muchachos.

Roilán Machado: ¿Reciben ayuda de algún especialista?

Proyecto: Sí, de la Msc. en Psicología y Pedagogía Coralina Hernández Crespo, es quien dirige metodológica y organizativamente el proyecto.

Abelardo Morejón: ¿Cuenta con el apoyo de la familia? Además de tratar con los niños y jóvenes, ¿orientan a las familias para que aprendan a vivir y tratar con personas Síndrome de Down?

Proyecto: Sí contamos con el apoyo de la familia, es la fortaleza que tiene el proyecto, nuestra ayuda fundamental, a quienes  se les orienta y capacita a través de clases, talleres, sobre el transcurso del desarrollo de la vida de las personas con Síndrome de Down.

Taller de danza. / Foto: Ricardo BejeranoTaller de danza. / Foto: Ricardo Bejerano

Taller de danza. / Foto: Ricardo BejeranoTaller de danza. / Foto: Ricardo Bejerano

Taller de grabado. / Foto: Ricardo BejeranoTaller de grabado. / Foto: Ricardo Bejerano

Taller de grabado. / Foto: Ricardo BejeranoTaller de grabado. / Foto: Ricardo Bejerano

Trabajo con los lienzos realizado por los integrantes del proyecto. / Foto: Ricardo BejeranoTrabajo con los lienzos realizado por los integrantes del proyecto. / Foto: Ricardo Bejerano

Sobre el Autor

Dayelín Machín Martínez

Dayelín Machín Martínez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero