Actualizado 24 / 09 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La pasión de Huesito Vargas

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaLa historia de la pelota cubana no solo reconoce a los grandes jugadores cual Casanova, Linares, Miñoso, Kindelán, Muñoz, Dihigo y tantísimos otros. Los hubo más humildes que también dejaron su huella y deben ser recordados. Hoy quisimos rescatar, con plena justicia, a quien tuvo que sacar candela en tiempos de miseria, dolores y exclusiones por el color de la piel.

Roberto Ledo: un manager original

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaDirigir es un arte. Si usted aplica ese concepto a lo hecho con raciocinio, entrega y complejidad, estará de acuerdo. Otra cosa es dar el nombre de artistas a los directores. Los hay buenos, otros no. Obsérvelos y podrá clasificarlos. Desbordan carácter y temperamento, dos componentes esenciales de la personalidad. En Cuba los hemos tenido de todos los tipos. Algunos dejaron su huella; otros pasaron sin penas ni glorias.

Felo Ramírez… Señor de la palabra

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaEste célebre narrador deportivo, conocido por Felo, nació el 22 de junio de 1923, en Bayamo, actual provincia Granma, antigua Oriente y falleció este 21 de agosto, a los 94 años de edad. En corto tiempo se había convertido en el más destacado y reconocido en la Liga Profesional Cubana. Se inició con altoparlantes y bocinas, a los dieciséis o diecisiete años de edad, en el estadio La Lechera, situado frente al ferrocarril de Bayamo. Según propia confesión, quien con más de noventa años de vida se mantuvo activo, nunca elaboró un plan para narrar, todo era improvisado.

El buen amigo Eddy Martin

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaAntonio Eddy Martín Sánchez, o simplemente Eddy Martin, habría cumplido 77 años el pasado 14 de junio de 2017, pues en esa fecha de 1929, llegó al mundo por Tamarindo, Florencia, antigua provincia de Camagüey, hoy Ciego de Ávila. Y falleció en La Habana, víctima de un accidente automovilístico, el 21 de julio de 2006.

Réquiem por Apolinar

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaDesde el 19 de enero de 1969, el Capitán San Luis se convirtió en el cuartel general vueltabajero. Por la instalación ha desfilado lo que más vale y brilla de la pelota cubana y foránea, con torneos de nivel mundial. Ha albergado encuentros políticos y culturales.

Los hermanos Guilló y la pelota

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaEl ser humano se interesa por conocer sus orígenes y los fenómenos que lo circundan. Es una verdad que oficia como sentencia. El cubano no se queda atrás a la búsqueda de la verdad, aunque sea un tanto fantaseada, adulterada y hasta exótica. Así somos, a mucha honra. Y uno de los fenómenos sociales que más nos ha marcado, ha sido la pelota, un deporte que no creamos, pero nos lo apropiamos.

Nueve Torres para un equipo

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaHubo y habrá largas familias en la pelota cubana, ahí están los cinco Sánchez de Jovellanos, quienes disertaron de lo lindo en las Series Nacionales, incluidos dos superestrellas: Wilfredo y Fernando. Tomás Valido ha aportado un par de vástagos a nuestros torneos élites y así, sucesivamente. Más allá, en las tierras del Norte, jugaron tres hermanos Di Maggio: el fabuloso Joe, conocido por Yankee Clipper, entre los mejores de la historia, y los menos destacados, aunque también buenos, Dominic y Vince. La lista sería larga.

La eficiencia de Urbano González

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaSu mirada hacía presumir una clara inteligencia para conectar hacia cualquier ángulo del terreno. Se concentraba, después de pasar revista a la ubicación de los jugadores y entonces resolvía conectar entre ellos, a como diera lugar. Ha sido uno de los más inteligentes, a pesar del origen campesino. Le llamaron Guajiro. Y se sentía orgulloso.

Dos al infinito: Alfonso y Rey Vicente

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaMás de una ocasión he imaginado a peloteros como Alfonso Urquiola y Rey Vicente Anglada en otras épocas. En el siglo XIX no hubieran podido jugar oficialmente, porque los negros no tenían acceso al béisbol. Ellos tendrían que esperar hasta el 1900, bajo la primera ocupación norteamericana de la Isla, para buscarse un puesto entre el San Francisco (de mayoría negra), que resultaría campeón ese año, el Cubano (con unos cuantos) o el Almendarista (con un par de ellos), incluido Joseíto Muñoz, un estelar lanzador.

Primitivo Díaz: en el cajón de tercera

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaDías atrás me fui al “Capitán San Luis”, para ver el entrenamiento del equipo Pinar del Río. Me recibió el mismísimo Pedro Luis Lazo y me hizo revisar la propuesta de Schedule para la venidera Serie Nacional; me gustó y se lo hice saber un rato después, pues ya andaba conferenciando con Casanova detrás del home, analizando las alineaciones para el partido de preparación próximo a comenzar.

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero