Actualizado 17 / 08 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Leo Cárdenas, un excelente torpedero

No es secreto el papel de un torpedero. Suele ser importante en casi todos los desafíos. Quizás lo de short stop, traducido literalmente como campo corto, no haga justicia a quienes allí se desempeñan, pues entre los defensores del cuadro es quien más espacio abarca.

Tal vez los fundadores lo bautizaran así por la agilidad física y mental, pues al menor titubeó, el corredor se le cuela en la inicial.

En la historia de la pelota cubana hemos tenido defensores de esa posición que nos enorgullecen, desde los primeros tiempos, como Anguilla Bustamante y el Pájaro Cabrera. Así, sucesivamente, hasta llegar a grandes talentos de la posición: Willie Miranda, Zoilo Versalles, Bert Campanería, Humberto Fernández, José Valdivielso y tantos otros que llegarían a las Mayores.

Varios sentaron cátedra en las Series Nacionales: Juan Emilio Pacheco, Jorge Hernández, Güiro Ortega, Tony González, Rodolfo Puente, Pedro Jova, Luis Ulacia, Giraldo González, Germán Mesa, Eduardo Paret y otros.

A muchos extrañó que el estelar exlanzador pinareño Pedro Ramos, en su visita a Cuba en el 2016, señalara a Cárdenas como el mejor de la Liga Profesional Cubana, después de reverenciar a Willie Miranda. Así se expresó sobre el torpedero de su equipo ideal, en el programa Béisbol de siempre, que conduce y dirige Yasel Porto: ”En el short la cosa está difícil. Willie, el guante. Bateo, Humberto Fernández y Cárdenas las dos cosas. Así que mi elección sería Leo Cárdenas, con quien jugué mucho tiempo...”

Leonardo Lázaro Cárdenas Alfonso, tocayo por nombre y apellido del presidente mexicano que nacionalizó el petróleo y fue amigo de Cuba, en su carrera deportiva intra y extra fronteras, fue bautizado como Leo, Chico y Mr. Automatic.

Hijo de Rafael y de Roberta, nació en Matanzas, el 17 de diciembre de 1938, en una familia de quince hermanos. Con marcada delgadez de 5´11” y 150 libras de peso, fue excelente a la defensa y de buenas habilidades ofensivas. A partir de los veinte años de edad, participó en tres temporadas de la Liga Profesional Cubana. En 1958-1959, alternó entre Habana y Cienfuegos (.230). En este último equipo se mantuvo en 1959-1960, (.279) y 1960-1961 (.302). Total: en 665 veces al bate, conectó 183 hits, para average de .275, con 81 anotadas, 77 impulsadas, 30 dobles, 9 triples, 19 jonrones y 6 bases robadas.

Recuerdo al espigado Leonardo Cárdenas cuando debutaba en 1958 con el Habana y poco después era canjeado al Cienfuegos. Las muñecas del matancero eran de maravillas, se destacó con los Elefantes y con los Cubans, por lo que sus resultados en las Mayores no fueron sorpresa. Cárdenas fue ascendido en 1960 a las Mayores por el Cincinnati para reemplazar a una estrella de la posición como lo fue Roy McMillan.

Conectó tres cuadrangulares contra el Marianao, el 29 de diciembre de 1959; último bateador que lo logró en aquella liga. Con el Cienfuegos campeón, asistió a la XII Serie del Caribe, celebrada en Panamá 1960, donde se proclamaron campeones. Allí conectó para .250, producto de 5 hits en 20 veces al bate, con 3 anotadas, 1 impulsada y 2 dobles.

Por sus virtudes a la defensa y con el madero, su paso por las Menores sería efímero, pues pronto se convertiría en un hombre de las Grandes Ligas. Se desempeñó en cinco campañas de las Ligas Menores, con los siguientes equipos: Tucson Cowboys, clase C (1956), Savannah Redlegs, clase A (1957 y 1958), Cuban Sugar Kings (1959) y Cuban Sugar Kings/Jersey City Jerseys (1960), AAA.

En su debut con el Tucson, bateó .316. Después, con el Savannah de la Sally League, resultó el mejor torpedero. Con los Cuban Sugar Kings de 1959, ganó la Pequeña Serie Mundial AAA, celebrada en La Habana, la última de ese equipo en el país, pues en una lamentable decisión, el Béisbol Organizado de los Estados Unidos, adonde pertenecía esa franquicia, envió el equipo a la ciudad de New Jersey, con el nombre de Jersey City Jerseys, donde terminaría su labor en las Menores.

En dos temporadas con los Cuban Sugar Kings (1959 y 1960), en 251 desafíos y 959 veces al bate, conectó 256 hits, para average de .267, con 107 anotadas, 82 impulsadas, 44 dobles, 12 triples, 20 jonrones y 11 bases robadas.

Sus totales de cinco campañas en el circuito menor, entre 1956 y 1960: 664 juegos, con 2 550 veces al bate, conectando 701 hits, para average de .275, con 131 dobles, 36 triples y 66 jonrones, para slugging de .432. Fue elegido el Mejor Torpedero en 1958 en la South Atlantic League, Clase A, con el Savannah. Por entonces hizo una efectiva combinación con el también cubano Cookie Rojas y fue escogido como el más destacado entre los short stops.

Después haría una meritoria carrera de dieciséis años en las Grandes Ligas. En 1966, con el Cincinnati Reds, impuso el récord de 20 cuadrangulares para un torpedero, lo que le valió ser el Novato del Año en ese team. Ganó el Guante de Oro en 1965. Resultó en el Todos Estrellas en 1964, 1966, 1968 y 1971. Todo ello le permitió ser electo al Salón de la Fama del Cincinnati Reds.

En 1957 había llegado, desde la Liga de Arizona-México, con el Tucson, a la organización del Cincinnati, que lo firmó previo a la campaña, donde debutaría en las Grandes Ligas con el 25 de julio de 1960 y sería reconocido como una Estrella Joven. El 21 de noviembre de 1968 fue cambiado hacia la organización del Minnesota Twins.

Ese año terminó con 18 jonrones y 75 carreras impulsadas, con un sobresaliente .985 a la defensa, por lo que recibió el premio Calvin R. Smith, que se otorga al jugador más valioso de los Mellizos. En 1971, con su defensa, impuso un récord en la Liga Americana, que venía desde 1901.

El 30 de noviembre de 1971 lo pasaron al California Angels. El 2 de abril de 1973 al Cleveland Indians y llegó al Texas Rangers el 12 de febrero de 1974, equipo que finalmente lo dejó libre el 24 de marzo de 1976, después de jugar su último encuentro en ese circuito el 26 de septiembre de 1975.

Participó en la Serie Mundial de 1961, frente al New York Yankees, donde bateó de 3-1, un doble. Además, asistió a los play off de 1969 con los Mellizos, frente al Baltimore (13-2-.154), así como en 1970 frente al mismo rival (11-2-.182). En total, en post-temporada, Cárdenas alcanzó un average de .185 (27-5), con un doble, un triple y una carrera empujada.

Utilizó más el número 17, aunque también el 16, 5, 4 y 19. Fue elegido para participar en los Juegos de Estrellas de 1964, 1965, 1966, 1968 y 1971. En 1965, 1969 y 1971 recibió votos para Jugador más Valioso. En 1964 lideró los partidos jugados (163). Se ubicó 4to. en dobles en 1962 (31) y 5to. en 1970 (34), así como 6to. en triples en 1965 (11), 2do. en sacriflies en 1971 (11) y 3ro. en 1969 (9).

Encabezó los boletos intencionales en 1965 (25) y 1966 (18). A la defensa fue 1ro. en asistencias en 1969 (570). Lideró los outs para torpederos en 1964 (336), 1965 (292), 1966 (279) y 1969 (310). En 1966 fue líder en fildeo (.980), además de 1971 (.985), y cinco veces más concluyó entre los mejores. Total: en dieciséis campañas jugó 1 941 choques, con 6 707 veces al bate, 1 725 hits, average de .257, con 285 dobles, 49 triples y 118 cuadrangulares, además de 662 anotadas, 689 impulsadas, 39 robos de base, 522 boletos y 1 135 ponches, con slugging de .367. Su fildeo fue de .971. Entre cubanos tiene el récord de boletos intencionales en una temporada (25-1965).

Estuvo en tres campañas de la Liga Profesional Venezolana, desde 1970 hasta 1972, con el Zulia (1970-1971) y los Tiburones de la Guaira (1970-1971 y 1971-1972), donde conectó .208 (226-47), con dos jonrones y 22 remolques, además de hacerlo para .294 en dos semifinales y .224 en igual cantidad de play off finales. En 1971-1972 fue más protagonista en el rendimiento de los representantes de La Guaira, aunque quedaron subcampeones, pese a sus dos jonrones en la final frente a los Tigres.

Estuvo con el Cangrejeros de Santurce en 1968-1969, en la Liga de Puerto Rico, con quienes ya había jugado en 1961-1962, en una justa donde ayudó mucho a su coronación. Le llamaron Míster Automatic, debido a su velocidad para realizar los double plays. Fue un extraordinario torpedero, una de las figuras de la Isla con más relevancia en las Grandes Ligas. En su carrera fue un verdugo contra el dominicano Juan Marichal, miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, a quien conectó 6 cuadrangulares.

Según Wikipedia, the free encyclopedia, no ha aplicado como ciudadano norteamericano, y ha tenido problemas con la justicia. Casado dos veces con damas de ese país, es padre de ocho muchachos.

En 1983 resultó electo al Salón de la Fama del Béisbol Cubano, con sede en los Estados Unidos y en 1981 al de los Cincinnati Reds. En 1981 y 1982 recibió 0,2 % de votos para entrar al Salón de la Fama de Cooperstown.

tabla stats leo

(Con documentación de Enciclopedias de las Grandes Ligas, Jorge Figueredo, Guías del Béisbol Profesional Cubano, Venezolano y de Puerto Rico, Baseball-Reference.com, Pedro Ramos, Roberto González Echevarría, Wikipedia, the free encyclopedia, Yasel Porto Gómez, Ángel Torres, Peter Bjarkman, Michael M. Oleksak, Severo Nieto, Ismael Sené, Eddy Martin, Miguel Ángel Masjuán, Elio Menéndez, Edel Casas, René Molina, Marino Martínez, y otras fuentes).

Sobre el Autor

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Escritor, promotor cultural, crítico, ensayista. Profesor Titular y Consultante Universitario de la Facultad de Cultura Física y Deportes Nancy Uranga Romagoza de Pinar del Río y una experiencia de 35 años en labores investigativas y pedagógicas en la Universidad del Deporte Cubano.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero