Actualizado 22 / 08 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Monarcas de la Pelota Cubana ¿Pinar o La Habana?

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaHoy no hablaré de jugadores y managers, tampoco de las reglas bien o mal aplicadas, ni siquiera iré a la carga sobre las estructuras deseadas y necesarias. Dedicaré un poco de espacio, solo un poco, a las provincias que encabezan los títulos en nuestras autóctonas y lamentablemente decrecidas Series Nacionales. Hablaremos de territorios campeones.

Para muchos, con razón, la provincia más victoriosa es La Habana. Ciertas fuentes recurren al nombre de los equipos, sometiendo de ese modo a varios territorios donde estos han variado, por obra y gracia de decisiones que tienden a confundir, y en algunos casos a opacar la labor de las regiones.

Por los nombres de los equipos sería imposible superar a los Azules, pues por derecho propio están presentes desde la segunda temporada de las cincuenta y siete. Este deberá ser un trabajo polémico. Nadie discute que el equipo más ganador en las Series Nacionales sea Industriales (12).

Además, si sumamos las victorias de la capital del país, tiene a su haber los títulos en 15 Series Nacionales y 2 Selectivas. En otros torneos también han brillado hasta cuartos de final, semifinales y finales. Es una zona beisbolera para respetar, con más y mejores recursos, cantidad de habitantes e historia acumulada desde 1878, cuando se celebró el primer campeonato oficial en la Isla. Ahí están lo números absolutos, incontestables, que adornan la reconocida aureola de multicampeones, incluidos los primeros cuatro triunfos al hilo (récord vigente) al mando del insigne Ramón Carneado.

Pero un análisis conscientemente objetivo, lleva otras aristas. La estructura de nuestros torneos ha sufrido infinidad de modificaciones, en el nombre de los equipos, cantidad de desafíos y hasta en las reglamentaciones. Una misma provincia ha jugado con varias denominaciones, incluidas las Selectivas que nunca debieron desaparecer. En la capital: Industriales, Constructores, Agricultores, Ciudad Habana, Metropolitanos, Habana... (este último fue el primer equipo oficial registrado en el país desde 1868 y también participó en la primera Serie Nacional); un nombre increíblemente ausente hoy.

En la zona más al este aparecen: Orientales, Serranos, Mineros, Santiago de Cuba, Oriente. A ellos se agregan los de las demás provincias de aquella zona después de la división Político Administrativa. Por la Ciudad de los Puentes: Matanzas (otro de los fundadores de la Liga Cubana de Béisbol en 1878), Citricultores, Henequeneros. Pinar acumula tres: Vegueros, Pinar del Río y Forestales. Por el centro del país: Azucareros, Las Villas, Villa Clara, a los que se unen Sancti Spíritus y Cienfuegos. Camagüey, con ese nombre, más Granjeros, Camagüeyanos...

A partir de 1967-1968, las seis provincias de entonces incluyeron dos equipos. En la zona más occidental comenzarían a jugar Vegueros y Pinar del Río. Y no es secreto que también calzaban el epíteto de Cenicienta. La provincia había llegado tarde al béisbol. Baste decir que solo cinco de sus hijos marcaron muescas en las Grandes Ligas.

Dos equipos se desempeñaron en la Liga Nacional Amateur, solo para blancos: el representativo de Artemisa, que ganaría un par de aquellos torneos (1957 y 1959) y el de la capital provincial, con el nombre de un ilustre sanjuanero, Unión Juvenil Rafael Morales, de modestas actuaciones. Las otras cinco provincias superaban con creces la evolución del béisbol vueltabajero.

Este poco de historia es importante para podernos explicar cómo se fue “forjando el acero” por esa zona, a partir de 1967. En su primera incursión Pinar del Río, al mando del artemiseño Ismael (Gallego) Salgado, solo alcanzó 12 victorias, y al año siguiente fueron 43, colgados del brazo de un lanzador estelar de Santa Lucía, Raúl (Polo) Álvarez, quien ganó 15 desafíos, incluido un juego de no hit no run. Otro artemiseño, Francisco (Chito) Quicutis, estaría al frente de Vegueros.

Por aquellos años también dirigieron Lázaro (Lacho) Rivero (Pinar del Río) y Francisco José (Catibo) Martínez de Osaba (Vegueros), quien dio el primer alegrón a la provincia con el segundo lugar en 1974-1975. Pero sería el 20 de febrero de 1978, once años después del débil debut, cuando José Miguel Pineda, el único director importado en la cola del caimán, daría la clarinada con el primer título al frente de los Vegueros, un nombre insustituible por la capacidad productiva de la zona y por su impronta en la pelota cubana.

Cuando Vueltabajo llegó a nuestros clásicos, ya la capital tenía cuatro títulos en las vitrinas. Por eso afirmamos que ni es justo, ni lógico, que en esta comparación se incluyan los torneos de Carneado, sin rivales de las otras provincias. La comparación histórica tendrá que ser, por oficio y realidad, a partir de 1967-1968, sumando Nacionales y Selectivas, que no formaban parte del mismo torneo.

Y aquella Cenicienta, hoy Princesa, es la que más victorias acumula desde su aparición. Veamos: con Vegueros se alcanzaron 6 títulos, 2 con Pineda y 4 con su pupilo Jorge Fuentes, a los que se agregan otros cuatro con el nombre de Pinar del Río, tres a cargo de Alfonso Urquiola y otro de Fuentes. En total suman 10, más 6 Selectivas: 2 de José Miguel y las otras de Jorge.

Está claro que a la lista de las Series Nacionales hay que incorporar las veintiuna Selectivas, el torneo más fuerte que se ha jugado después de 1962, donde se enfrentaban las provincias, hasta que en sus últimas tres ediciones se incorporaron selecciones representativas de varias zonas: Occidentales, Centrales..., que no se podrán contar en los totales en este ejercicio de fidelidad histórica.

Excluidas las últimas tres, como ya dijimos, la entonces Ciudad Habana, reforzada con la provincia Habana e Isla de la Juventud, alcanzó dos títulos. La zona oriental, representada por cinco provincias, se impuso en 5, y Matanzas no lo logró. Camagüeyanos obtuvo una sonrisa, Las Villas (4) y Pinar del Río (6). ¡Ah, una aclaración! Los únicos territorios que competían solos fueron Pinar del Río y Matanzas.

En este análisis se da un caso curioso, derivado de tantas estructuras. Es difícil valorar, por ejemplo, la labor de Santiago de Cuba, otro de los grandes. La zona oriental se dividió en cinco provincias, donde en mayoría estuvieron los santiagueros. De todas formas, se suman sus victorias en las nacionales. De por allá también se impuso Holguín en el 2002, con Héctor Hernández.

Pinar siempre ha competido por su territorio, aunque con el tiempo haya perdido algunos como Mariel, Artemisa, Guanajay, San Cristóbal, Candelaria y Bahía Honda, zonas de fuerza en la integración de sus seleccionados.

El centro del país ha brillado, primero con los Azucareros de Las Villas y después con Villa Clara. En total, suman 7 Nacionales, más como Las Villas en cuatro Selectivas (11). Otra provincia de aquella zona, con el Sancti Spíritus, ganó en 1979 a las órdenes de Cándido Andrade.

Matanzas, de indudable tradición beisbolera, acumula cuatro Series Nacionales, pero no logró alzarse en las Selectivas, solo lo hicieron algunos de sus jugadores cuando fueron incluidos en los Occidentales de los últimos tres torneos, no computados.

La región agramontina se ha impuesto en dos ocasiones: la XV Serie Nacional y la Selectiva de 1977, a las órdenes de Carlos Gómez. Ciego de Ávila, hecha provincia, acumula tres galardones bajo la pupila de Roger Machado.

Y en las dos anteriores campañas: 2016-17 y 2017-18, Granma obtuvo sus primeras coronas al hilo bajo el mando del experimentado Carlos Martí.

Para ratificar lo expresado, veamos las siguientes tablas comparativas entre las dos provincias más ganadoras:

PINAR DEL RÍO (SERIES NACIONALES)

tabla 1

Notas:


-Los datos aparecen a partir de 1967-1968.
-Desde 1986, los torneos se han definido en series de play off.

SERIES SELECTIVAS

SERIES SELECTIVAS

Notas:

-En 1994, con Occidentales, se volvería a titular Jorge Fuentes, pero no se tabula en estas comparaciones. Aunque la mayoría de los jugadores fueran de Pinar del Río, hubo también de La Habana, Ciudad de La Habana, La Isla y Matanzas, lo que sucedió en 1993 y 1995.
-Entre Nacionales y Selectivas, Jorge Fuentes es el más ganador, incluida la Serie Especial de 1975 (10), seguido por Higinio Vélez (7).

LA HABANA

La Habana

Notas:


-Los datos comparativos solo pueden tomarse en cuenta a partir de 1967-1968, cuando las provincias tuvieron equipos representativos.
-Desde 1986, los torneos se han definido en series de play off.
-Desde 1967-1968, la provincia de Pinar del Río supera a la Habana, por tres títulos absolutos, entre Nacionales y Selectivas.

SERIES SELECTIVAS

tabla beisbol resultados

En el estudio de marras, podemos y debemos incorporar la eficiencia de las dos provincias más ganadoras. La Habana ha estado representada en las cincuenta y siete Nacionales y ha ganado 15 (.192). Pinar del Río en cincuenta y una campañas, alcanza 10 títulos (.196). En las Selectivas: Habana 2 de 21 (0,9). Pinar del Río 6 de 21 (.286). Eficiencia total, Nacionales más Selectivas: Habana 17 títulos en 78 campañas (.218). Pinar del Río 16 primeros lugares de 72 (.222).

Nota:


-En 1994, con Occidentales, se volvería a titular Jorge Fuentes (27-18, .600), pero no se tabula en esta comparación. Aunque la mayoría de los jugadores fueran de Pinar del Río, hubo también de La Habana, Ciudad de La Habana, La Isla y Matanzas; también sucedió en 1993 y 1995.

Santiago de Cuba marcha en el tercer lugar, pues ha ganado 8 Series Nacionales, a las órdenes de Manuel Miyar (1979-80), Higinio Vélez (1988-89, 1998-99, 1999-00, 2000-01), y Antonio Pacheco (2004-05, 2006-07, 2007-08). Como provincia no estuvo representada en las Selectivas.

Si sumamos el total de torneos entre Nacionales y Selectivas, así como los títulos alcanzados, tendríamos la siguiente eficiencia:

tabla beisbol resultados

Esperamos y deseamos que con este trabajo se esclarezcan algunas dudas. Y se incluyan los datos en las estadísticas de las ediciones de Series Nacionales y Selectivas. La única forma de hacer justicia.

Sobre el Autor

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Escritor, promotor cultural, crítico, ensayista. Profesor Titular y Consultante Universitario de la Facultad de Cultura Física y Deportes Nancy Uranga Romagoza de Pinar del Río y una experiencia de 35 años en labores investigativas y pedagógicas en la Universidad del Deporte Cubano.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero