Actualizado 22 / 09 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Electrógeno Mingue

En la pelota tenemos "electrógenos". A veces suplen la falta de talento con una entrega que los lleva al médico, hasta al psiquiatra. El acontecer beisbolero nada sería sin ellos. No temen dejar pellejo y sangre en la grama.

A fines de los años '60 y principios del '70 del pasado siglo, en el equipo de Minas de Matahambre, con nosotros, se desempeñó Claudio Serrano, a quien llamamos Mingue o Pipí; jugó con furia. Escogió la receptoría. Allí se fajaba, más que competir, con quienes se deslizaban en home. No pocas veces tuvimos que separarlo del corredor, consideraba la jugada como una afrenta personal.

Un día me dijo:
–Esta tarde mato a un cabrón aquí, el que quiera llegar va a tener que fajarse conmigo.
–¿Mingue, tú los conoces?
–Jamás los he visto, pero van a saber quién soy yo.
Y se echaba agua fría en la cara antes de comenzar el desafío.
—Tienen que respetarnos, c...
–No olvides que esto es un juego, no una pelea de boxeo ni una bronca.
–Tú verás...

Temí que sucediera lo peor esa tarde. Por fortuna, nos fuimos bien delante en el marcador al inicio del juego.

Estuvimos juntos en el primer llamado del Servicio Militar Obligatorio, en la Unidad Militar 3234. Por su seriedad, porte y férrea disciplina, lo pusieron al frente de un pelotón. Pasaba lista, nadie faltaba, hasta aquella singular mañana. El listado apareció con algunos apellidos en abreviatura. No sé si a propósito, lo dudo dada la seriedad del asunto. Como siempre, se dispuso a chequearnos:

–Raúl Martínez.
–Aquí.
–Pedro Marañón.
–Aquí.
–Juan Martínez de Osaba.
–Aquí.
–Sergio Glez. Hdez. (Silencio absoluto).
–Sergio Glez. Hdez...
Nadie contestó; se caldeó.
–Sargento, este hombre está ausente.

No podía ser, éramos 23, todos estábamos. El sargento Friol revisó la lista y no detectó ningún error. Momento para no olvidar. El sargento dio paso al frente y se dispuso a comprobar personalmente.

–Raúl Martínez.
–Aquí.
–Pedro Marañón.
–Aquí.
–Juan Martínez de Osaba.
–Aquí.
–Sergio González Hernández.
–Aquí.

No rompimos en carcajadas porque el reporte hubiera sido duro y el pase peligraría. Mingue cambió de colores. No supo leer los apellidos en abreviatura. En el receso salió a relucir la voz del minero Guille Díaz: –Yo voy a ver cómo hubiera leído “Rdguez”.

Otra de Mingue: Por Matanzas andábamos de labores cañeras en 1967, el año del licenciamiento. Él cortaba a mi lado. Curtido en el trabajo fuerte, nunca entendió la caña, no se hizo para él, se fajaba con ella sin comprender su filosofía. En medio del corte lo vi pensativo, abstraído debajo del sol invernal. Me acerqué. –¿Qué pasa Mingue? –Coño, que esta caña me tiene desesperado, ya no aguanto más. Levantó la fortísima armazón de su organismo, cogió el machete y lo descargó en la pierna izquierda.

Corrimos con él, parecía desangrarse.

–No te preocupes, me tiré para 15 días.

Tuvo razón, la herida no fue profunda y se mantuvo durante una quincena en aquella casa de tabaco improvisada como albergue.

Catcheaba bien, dueño de la escena. Lucía inmenso, con estilo peculiar, sin miedo. Se destacó más al recibir que en los tiros a las almohadillas. No fue estratega, pero jugó con buen sentido de la técnica. La debilidad al bate detuvo una posible carrera... No es que los receptores tengan que batear tanto, pero hay que darle a la bola y Mingue parecía morir ante curvas y sliders. Otros, como Pape Acosta, ocuparon tan privilegiada posición. Pero Mingue Serrano, o Pipí, dejó su impronta como un "electrógeno beisbolero".

Sobre el Autor

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Escritor, promotor cultural, crítico, ensayista. Profesor Titular y Consultante Universitario de la Facultad de Cultura Física y Deportes Nancy Uranga Romagoza de Pinar del Río y una experiencia de 35 años en labores investigativas y pedagógicas en la Universidad del Deporte Cubano.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero