Actualizado 20 / 06 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Colas, nailon, “pores” y bocinas

Saqué a pasear a mi sobrino durante la semana de receso docente. Primero, nos fuimos a la parada, hicimos la cola y emprendimos nuestro primer viaje juntos en guagua. Luego, llegamos al banco, hicimos la colaa y sacamos un dinerito para el paseo. Después, llegamos al cine 3D, hicimos la colaaaa y vimos la peli. Más tarde, llegamos a la pizzería, hicimos la colaaaaa y almorzamos. Por último, llegamos al centro tecnológico, hicimos la colaaaaaa y entramos a jugar. Por eso tiene lógica que cuando le preguntaran al llegar a casa "¿qué hiciste hoy?", él, sabichoso como es, contestara: "Colas"... pero también es muy justo, dado el trabajo que hizo la tía en cada una de las colas, que él agregara: "Pero entrábamos rápido porque mi tía era la jefa de las colas".

Esto no se traduce en ningún momento en que me colé, sino en que cumplí e hice cumplir las normas básicas de las colas: pedir el último y preguntar detrás de quién va, y detrás de quién va ese, y el que va antes, y el otro, y el otro y el otro... Dejar bien claro que el que se fue perdió el turno, que si te dicen que marcaron para dos es para dos y no para el barrio entero y sobre todo, que sepan que traes en tu bolso el kimono y los kendos para situaciones extremas... La pasamos súper… Creo que el sobri tiene claro que con su tía la cosa es pidiendo el último y ¡¡¡pá` trá!!!

***

Hay pequeñas cosas que hacen la felicidad, pero hay otras igual de pequeñas que impiden que esta se materialice. Por ejemplo, cuando te estás comiendo un exquisito plato de espaguetis con chorizo y descubres que el misterioso "ingrediente" que no logras identificar es en realidad la envoltura del embutido que no se la quitaron bien.

—Mozo, ¿el agrego en los espaguetis del nailon del chorizo no cuesta nada verdad?
—Disculpe, lo podemos retirar si quiere.

—No me parece que me hagas un lavado estomacal a esta hora, porque como puedes ver me he dado cuenta en el último bocado... Tranquilo, mi novio soba bien en caso de empacho.

***

Llega de la escuela y me suelta:
— Tía, me encantan los pores
— ¿Y eso qué es...un dulce, un juego?
— No, tía: 2 por 1, 2 por 2, 2 por 3
— ¡Ah, los productos!
— No, tía, no es 2 producto 1 es 2 por 1… son pores, te dije.

No hay forma de no amarlo.

***

Ya que no le veo solución próxima a esto de las bocinas andantes escupiendo groserías y sandeces por todos lados, me lo estoy tomando como cultura general integral. He aprendido, por ejemplo: que si yo soy tu mujer tú eres mi marido, que a Becki G le gusta que no le quepan en la boca, cuáles son las posiciones preferidas del Kokito, el Negrito, Manu, Chocolate y Bad Bunny, cómo lo hacen, dónde, con quién, con cuántas, cuáles de ellos tienen palitos y cuáles palones, si son benditos o presidiarios y si te la dan con bondad o con maldad... Ya veré como uso yo toda esta información sin atrofiarme.

Sobre el Autor

Yuliet Calaña

Yuliet Calaña

Periodista del sistema informativo Islavisión.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero