Actualizado 26 / 05 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

19ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

El hombre de la casa

Ariel Torres Amador“Tun, tun tun”, “tun, tun, tun”. Sonaban los golpes en la puerta delantera de la casa. Alguien llamaba incesante. Entonces una voz masculina respondió como un trueno desde el fondo de la misma: – ¡Ya vaaaa, un momento! –

Bebedores, no borrachos

Yolanda Molina PerezUna amiga me comenta que su hijo “bebe y fuma”, como si fuese una maldición, le pregunto si trabaja y su respuesta afirmativa, la acompaña de otros detalles que son virtudes, como que es buen obrero, que la ayuda económicamente y responsable con las tareas domésticas que comparten porque viven solos.

¿A qué sabe Pinar del Río hoy?

Anelys Alberto PenaPinar del Río, 2017. Sube y baja la calle, una vidriera repleta, una cola, ¿qué sacaron?, el calor, ladrillos, dulce de leche, una grúa, semáforos, constructores, el parque, congrí recién sazonado, banderas, taladros, pintura fresca. Vida, ese es el sabor de Vueltabajo hoy.

Dueños del futuro

Yolanda Molina PerezLa felicidad para algunos es una sucesión de hechos, para otros algo similar a un estado de gracia; lo cierto, no existen fórmulas mágicas; donde alguien encuentra complacencia y satisfacción, hay quien halla disgusto y frustración.

Carrera de obstáculos

Yuliet CalañaDespués que me desmonto de la guagua, el tramo que tengo que recorrer para llegar a mi casa no tiene desperdicio. Es como una carrera con obstáculos, en la que tengo que ir sorteándolos todos y cada uno si quiero llegar a la meta.

Justificada alegría

Yolanda Molina PerezEl asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes marcó la conciencia nacional. La trascendencia del hecho fue más que un grito de rebeldía, puso al descubierto que la bravía estirpe de mambises no pudo ser castrada con la neocolonia.

Fidel volverá a estar

Ramon Brizuela RoqueLas buenas noticias avivan la memoria; regresan los recuerdos y se agolpan, porque algunos quieren salir primero, por eso pido disculpas por dos razones: por el uso indebido de la primera persona –en la crónica que de por sí lo es– o porque no alcance a cumplir la expectativa a que aspiran los lectores.

El valor del tiempo

Anelys Alberto PenaEste tema lo encontré en una oficina cualquiera, un lunes o un martes, justo a las nueve de la mañana o a las cuatro de la tarde; da igual, la hora de la reunión.

Ya no soy el de antes

Ariel Torres AmadorYa no soy un niño. Eso es obvio a mis treinta y tantos. Camino a las puertas de los cuaren...ta como dijera mi hermano, me cuesta entender que ya no soy el de antes, que ya no soy el mismo.

Convivencia en la palestra

Ana Maria SabatUn grupo de adolescentes y jóvenes juegan en la calle. Es domingo en la tarde. Los gritos y la algarabía reinan y conspiran en contra de la tranquilidad que algunos prefieren para dormir o ver películas. La pelota se escapa y da contra los cristales de la ventana de una de las casas. La dueña de la vivienda sale molesta y regaña a los involucrados.

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero