Actualizado 19 / 09 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

El centímetro, la pesa y el extremismo

A pesar de mis constantes bromas para con mis amistades más cercanas me considero una persona muy seria. Desando las calles siempre con un tono malhumorado, pero es solo apariencia. Y quizás por ser calvo, cuando me afeito la cabeza y me permito dejarme un “chivo” pronunciado hay quienes dicen que tengo hasta cara de maleante.

Cuando se trata de tiendas, de compras o de adquirir algo tengo la tendencia de preguntar hasta la más pequeña duda y soy extremadamente quisquilloso. Igual pasa en los agromercados o las placitas los fines de semana cuando salgo a buscar viandas.

Con esto digo que soy un “pesao”, y no me da pena reconocerlo. Pero es que ya, como a muchos, me han “golpeado” tantas veces que mi tic de la quisquillosidad – si es que la palabra existe – se ha convertido en extremismo, casi al punto de la paranoia.

Y para prevenir, no digo que sea en todos lados, ni todo el mundo, porque generalizar es siempre equivocarse, pero tantas veces me ha pasado que ya poco confío en las voluntades u honestidades de terceros.

Y es que el tema del falso pesaje o las mediciones incorrectas de productos en las tiendas o puntos particulares ya es algo cotidiano para el cubano. Creo que estamos acostumbrados a que nos roben con guante blanco.

Una vez frente al bien deseado, se hace la magia y es cuando las pesas se convierten en simples juguetes para sus encargados, y mostradores y listones no certificados se convierten en las reglas de la discordia.

Hay quienes me han comentado que el tema del pesaje va mucho más allá, hasta el punto que pocos piensan a modo de conspiración.

Un ejemplo de ello consiste en el trucaje de las pesas particulares para la compra venta de cerdos. No se diga más, total complot y hermanamiento del comprador y el pesador. La pesa ya está alterada de antemano, y luego al final del día solo resta compartir el “botín” de tan maquiavélica estrategia.

Mi punto de inflexión quebró el día que decidí comenzar a salir con un centímetro de costurera y una pesa digital en mi mochila.

Algunos lo llamarán extremismo y hay quienes pueden hacerte pasar penas por llamarte ridículo públicamente y en alta voz. La palabra es una: precaución; y lo cierto es que es un derecho ciudadano, y poco me importa cómo me tilden siempre que quede satisfecho.

Pero como yo deben existir otros “ridículos” a los que también la vida debe haber “golpeado” tantas veces, y me pregunto entonces si sería necesario salir a la calle cargado de instrumentos calibrados.

¿Dónde están quienes deben velar por la calidad del pesaje y la satisfacción del cliente sin el miedo de que le roben? ¿Habrá que esperar llegar al hogar para – sin necesidad – volver a revisar un producto en que debería primar la confianza?

¿Dónde están aquellos especialistas que deben cerciorarse de que situaciones negativas de este tipo no ocurran?

Lejos está el objetivo de estas líneas de polemizar o comenzar enrevesados careos donde nadie daría un brazo a torcer. La verdadera intención reside en alertar sobre un tema que ya pasa de castaño oscuro.

Y sépase que lo he intentado. Pero a fin de cuentas, mientras más confío más la vida se atreve a decirme lo contrario. Hace pocos días hice caso y decidí dejar el “ridículo” en casa.

Ese fue el día en que de 13 metros de cable coaxial comprado en una tienda recaudadora de divisa de la capital provincial, misteriosamente se perdieron poco más de 50 centímetros en el camino. Ese día pecaron nuevamente mi inocencia y mi confianza. Ese día me reclamó el “ridículo” que dejé engavetado. Quizás, no sé, debieron haberme alertado que la jaba de nailon era “cablecívora”.

Sobre el Autor

Ariel Torres Amador

Ariel Torres Amador

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana, Cuba

Enviar un comentario como invitado

0
  • Invitado - Frank Pupo

    Saludos Ariel,
    Y que tu dices de las unidades de medidas, centimetros, pulgadas, pies, leguas, manzanas, libras, kilogramos, litros, galones, laticas jarros escachaos y jabitas. Con un instituto nacional de metrologia y no se pone de acuerdo en que unidad usar!
    Que tengas in buen dia!
    Frank

    URL corta:

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero