Actualizado 22 / 07 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

¿A qué sabe Pinar del Río hoy?

Pinar del Río, 2017. Sube y baja la calle, una vidriera repleta, una cola, ¿qué sacaron?, el calor, ladrillos, dulce de leche, una grúa, semáforos, constructores, el parque, congrí recién sazonado, banderas, taladros, pintura fresca. Vida, ese es el sabor de Vueltabajo hoy. Si pudiéramos como experimento mirar un minuto alrededor para notar la diferencia. No hay horario del día en el que se haga una pausa en la capital pinareña. Algunos trabajan, otros disfrutan lo hecho y la mayoría sigue su rutina diaria; pero con mejor ánimo, porque la apariencia se modifica a la par de las expresiones. Las construcciones no se quedan en simples levantamientos de paredes o repellos o pintura; también lo servicios y los conceptos son reparados. Tanto las instalaciones estatales como los particulares entienden la necesidad de brindar productos completos. En espacios de índole cultural o social la esencia es similar. ¿Cómo imaginar entonces que este pueblo, con sus virtudes además de defectos, claro, tuvo un pasado oscuro? Pinar del Río, 1953. Pobreza, atraso, escasez, necesidad, penuria; en fin pobreza. Una provincia con más de 440000 habitantes y una situación adversa para el sostenimiento de un desarrollo en cualquier esfera, tanto económica como social. Vino el Moncada y Fidel puso nombre a esos males. En esta parte de la Isla eran enormes, eran monstruos. Una economía fundamentalmente agraria y sin recursos, ni pago para los que trabajaban la tierra. Los campesinos entregaban a los latifundistas más de la mitad de lo cultivado. Vivían en casas hechas de yagua y guano la mayoría, sin derecho a servicios de salud o educación. Releer esa parte de la historia no sería atractivo para un lector sediento de cosas nuevas. Sin embargo, es preciso para llegar a una conclusión adelantada: en esta occidental provincia el atraso marcó su vida incluso luego del triunfo revolucionario. Arrastrar con siglos de rezago requiere de miles de manos, mentes y recursos. Porque el Censo de Población, Viviendas y Electoral de 1953 daba a Pinar del Río entre las provincias de mayor desempleo. Porque la mortalidad infantil estaba entre las más altas. Porque el analfabetismo se mantuvo por mucho tiempo sobre la media nacional. Porque las oportunidades eran para unos tantos que tenían tanto que no compartían con los pocos, con sus excepciones. Pinar del Río, 2017. Las cifras de hoy han estado marcadas en cada página de este semanario y ahora se ven en las esquinas de la renovada ciudad pinareña y en las acciones de cada municipio. ¿Sucesos? la reparación de instalaciones que durante décadas estuvieron en mal estado. Entre ellas mercados, hoteles, parques y otros que ahora cambian sus funciones. ¿Algunos nombres? Sensación, La Marina, Primor, Coppelia, Saidén, los parques de la Indepedencia, Martí, Antonio Maceo y Roberto Amarán, los tramos de la calle real que dan la bienvenida a la ciudad, el Museo de Ciencias Naturales, el teatro Milanés, centros de trabajo en mal estado, El Criollo, El Anón, calles... ¿Novedades? La proliferación de negocios por cuenta propia en locales arrendados y su aceptación por una población ávida de variedad. Entre ellos peluquerías, barberías, paladares, floristerías, publicitarias, tiendas de decoración. ¿Esos nuevos nombres? Dainelys´s Secret, Pinarte, Más diez, PubliGrand, Trazos... cada uno con objetivos distintos pero con la necesidad de satisfacer servicios con óptima calidad. Cimentados con proyectos y guía de especialistas. Las empresas encargadas de su empuje ponen a su disposición cursos y asesoramiento para aprender a hacer mejor. ¿Lo que falta? Es mucho aún, pero ya se puede decir que Pinar este 26 de Julio y en espera del 150 aniversario de la ciudad tiene nuevas luces que mejoran el paladar de quien desanda sus calles, ruidosas por estos días.

Sobre el Autor

Anelys Alberto Peña

Anelys Alberto Peña

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero