Actualizado 21 / 11 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

19ºC
28ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La luz para todos

Emily comenzó su preescolar esta semana. A ojos vista la mesa en la que puso sus colores y crayolas no era nueva, como tampoco la sillita en la cual se sentó; de seguro el mueble ha sido testigo de cómo muchos niños pinareños aprendieron a identificar los colores, las figuras geométricas, colorear, dibujar, rasgar y demás habilidades concebidas para este grado.

Está bien, el mobiliario no es de estreno, alguien pesimista se fijaría de lleno en eso, sin mirar a su alrededor y ver cerca de una veintena de niños de cinco años uniformados, y al frente una maestra lista, dispuesta y preparada para dar todo de sí por sus niños.

Tampoco en las paredes recién pintadas y adornadas con láminas y cuadros, además a los lados y en el fondo del local un buen numero de medios de enseñanza, la mayoría elaborados por la propia educadora.

Sin mirar a los profesores de computación, Educación Física e instructores de arte, aptos y dispuestos para completar la educación integral de los alumnos.

Lápices, libretas, libros de texto, cuadernos de trabajo, crayolas, colores...estuvieron en los pupitres de los niños cubanos este cuatro de septiembre.

Lo cierto es que hay alegría en esta aula, pero no solo aquí. Esa dicha de comenzar un nuevo curso escolar la gozan más de 91 000 estudiantes pinareños de las enseñanzas de primaria, secundaria, preunivesitaria, técnico profesional, de adultos y especial, que asistieron el lunes pasado a los 637 centros educativos del territorio, muchos de los cuales recibieron acciones de mantenimiento y reparación durante el período de vacaciones.

Nadie es olvidado, tampoco los niños con necesidades educativas especiales, motivo por el que 17 instituciones se especializan en la enseñanza a pequeños con autismo, deficiencias intelectuales, visuales o auditivas, y con trastornos de conducta. Además de que hay muchos alumnos que se incluyen y asisten a las escuelas regulares. Para todos ellos, el país garantiza la base material de estudio y los profesores de apoyo.

La provincia pinareña, con una estabilidad en los resultados por años, también continuará con el proceso de perfeccionamiento en el sector, por eso seguirá con el experimento en 10 centros educacionales del consejo popular Hermanos Cruz, que junto al uso de los medios de enseñanza basados en las tecnologías, constituyen garantías de que se piensa y se actúa en pos de la calidad.

Decir maestro es hablar de entrega, de un ser que se desprende de todo egoísmo, entonces enseña, crea, forja, modela, pero sobre todo da amor y comprensión; solo así, se llega a ser un verdadero educador.

Uno de los privilegios de Pinar del Río es que tiene garantizada la cobertura docente para el actual curso escolar, con cerca del 97 por ciento de la plantilla, más la utilización de alternativas como la de maestros en formación de cuarto y quinto años de carreras pedagógicas y de alumnos ayudantes de la universidad Hermanos Saíz Montes de Oca.

Son más de 10 mil docentes los que estarán frente al aula y serán ellos los que tendrán la honrosa misión de cultivar el futuro.

Por supuesto que no todo es perfecto, todavía hay que ganar en el constante reconocimiento social a los maestros, en el estímulo espiritual y material, pero sobre todo en lograr que esa persona, que se para todos los días frente a un aula, sea experimentado o no, sienta amor por el magisterio y respeto por la profesión.

Las universidades de la provincia también se unieron a la gran fiesta, en la de Ciencias Médicas se estima ingresaron este año cerca de 4 500 alumnos y en la Hermanos Saíz unos 7 998.

En todos los municipios de la provincia, aun en los lugares más recónditos, comenzó en este septiembre un nuevo curso escolar, incluso hay escuelitas que tienen cinco alumnos de matrícula.

Entonces, por cualquier lugar que usted camine, una muchedumbre de niños, adolescentes y jóvenes se prestan a cultivarse, dichosos de haber nacido en Cuba, el país donde la luz de la enseñanza alumbra para todos, porque como bien dijo Martí: “La educación es como un árbol: se siembra una semilla y se abre en muchas ramas. Sea la gratitud del pueblo que se educa árbol protector, en las tempestades y las lluvias, de los hombres que hoy les hacen tanto bien. Hombres recogerá quien siembre escuelas”.

Sobre el Autor

Ana María Sabat González

Ana María Sabat González

Licenciada en Español y Literatura, periodista de Guerrillero. Ha sido profesora de la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca. Se dedica al periodismo desde el año 1996 y aborda en sus trabajos diferentes temáticas sociales y políticas.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero