Actualizado 18 / 12 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

18ºC
29ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Un barrio, una caldosa, un sentir

Los recuerdos de mi infancia me vienen a la mente. Los colores de las cadenetas y banderitas de papel que preparábamos desde días anteriores. La limpieza de jardines y áreas verdes como resultado del trabajo voluntario. El agradable bullicio de los vecinos reunidos.

Esperaba ansiosa la salida de la escuela, incluso en muchas ocasiones, el horario escolar para mí terminaba un poco antes de lo habitual, un incentivo más para convertir ese día en uno de mis favoritos del mes.

Mientras me acercaba al barrio ya se podía percibir la magia de tantas personas unidas por un objetivo en común, personas que más allá de vecinos se volvían familia.

La cotidianidad del día a día quedaba atrás y se rompía la rutina. Al llegar del trabajo, los mayores no iban directo a la cocina, sino rumbo a la casa elegida para celebrar la festividad. Llegaban poco a poco, y todos se ponían en función de alguna tarea.

Pelar los sazones de la caldosa o hacer el fuego para cocinarla, preparar la pasta para los panecitos, ubicar bien todos los sencillos adornos, cortar los papelitos de la rifa infantil, limpiar la terraza y ubicar las sillas, acondicionar el equipo de música.

Los niños corríamos de aquí para allá buscando en qué ayudar. Ese día, todos hacíamos la tarea en la escuela para no tener que dedicarnos a ella, una vez llegados a la casa. Y claro, sería una de las pocas ocasiones en que responderíamos al primer llamado del baño, pues ninguno quería llegar tarde a la fiesta.

Esa noche nos permitían acostarnos más tarde de lo acostumbrado. Y disfrutábamos tanto que al día siguiente se necesitaba a todo un ejército para levantarnos, pero valía la pena.

Si lo agitado del día a día no permitía compartir tan seguido con los vecinos, ese era un momento para compensarlo y formar parte de algo maravilloso, todos juntos.

Quizás, como niña pequeña al fin, yo no entendía tan bien el significado de la fecha. Solo sabía que celebrábamos el día de los CDR. Un nombre cuyo concepto era algo abstracto para mí, pues no era algo que podía ver o tocar.

Cuando fui creciendo lo llegué a comprender muy bien. Una organización de masas, la mayor de todo el país encargada de velar por la seguridad de todos sus integrantes.

Un comité para defender a la Revolución. Y también para ayudar al vecino de la esquina cuando su mamá estuvo ingresada en el hospital. Preocuparse por Carlitos, quien solo vive con su abuela y ha comenzado a tener muchas ausencias en la escuela. Visitar a Dayana, la nueva niña del barrio, pues debe sentirse nerviosa ante el cambio y necesita amigos. Cuidar porque ningún malintencionado se apropie de los tomates que sembró Anselmo en su minihuerto.

Y es que al fin y al cabo, la Revolución es también eso: somos todos nosotros, y ese vínculo que formamos para toda la vida. Una gran casa donde todos somos familia aunque no compartamos la misma sangre.

Sobre el Autor

Dayelín Machín Martínez

Dayelín Machín Martínez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca de Pinar del Río, Cuba

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero