Actualizado 19 / 09 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Conquistar con las palabras

Hoy intento reflexionar acerca de uno de los temas, que más ha unido a los seres humanos a lo largo de su existencia, no importa cuál sea la época histórica de que se trate, ni el país donde viva, ni el género, ni la raza… pues sencillamente, todos nacemos con la capacidad de comunicarnos. Quiero acercarme a la Oratoria, capacidad que debe ser muy bien manejada por los que ejercen el periodismo y la cual asumo como el “arte del buen decir”,  entendida así por nuestro gran escritor Eduardo Galeano.

Y es que la Oratoria, consiste en hablar, pero no como nos salga, descuidadamente, cómodamente como ocurre en situaciones coloquiales informales, sino que consiste en hablar con elocuencia, de modo que el que nos escuche pueda deleitarse con lo que decimos, en la medida que seamos capaces de persuadir y conmover por medio de la palabra; así pues, la oratoria vista en sentido amplio, supera el hecho de hablar en público.

Y quiero hacer énfasis en la importancia de la escucha, para que el proceso comunicativo oral, se desarrolle con la eficiencia requerida. José Martí, uno de los más grandes oradores de nuestra América, del cual me enorgullezco plenamente, aseguraba con vehemencia que “el orador debe apelar siempre a aquel que lo escucha, para que asuma una postura determinada y, lo que es mejor aún: debe procurar unir al auditorio con el poder de su palabra”.

Pero, ¿En qué consiste el secreto de la persuasión? Radica en disponer de los argumentos, las razones suficientes que amparen los juicios que se defienden. El secreto está en convencer, no en imponer.

En primer lugar hay que conocer, amplia y profundamente, sobre el tema que se va a hablar, pues como afirmara el propio José Martí: “Nadie habla bien de lo que conoce mal”. Significa que, una vez dotados del necesario conocimiento, corresponde organizar el proceso de comunicación de los saberes que se desean compartir.

Al decir de Eduardo Galeano, el orador tiene que ser capaz de hacer realidad un “lenguaje sentí-pensante” en cualquier auditorio en el que desempeñemos como oradores, un lenguaje que no solo revolucione el pensamiento, sino que además, ponga el sentimiento en ebullición.

Por eso la grandeza de la oratoria martiana porque, a consideración de muchos críticos “la palabra fue uno de sus medios, fue un instrumento indispensable, no un fin. Su preocupación no fue despertar admiración sino provocar sentimiento, palpar el efecto de su verbo inflamado”.

Si logramos ese lenguaje sentí-pensante que defiende Galeano; si logramos provocar el sentimiento que defiende Martí y si logramos, como asegura la poetisa y pedagoga chilena Gabriela Mistral, “electrizar al público con una palabra encrespada, centelleante de metáforas, que nunca desciende a vulgaridades, y fascina”, entonces será posible lograr el deleite, un efecto mágico que se produce en el que nos escucha, cuando lo que decimos se parece a lo que queremos decir, y también se parece a lo que el otro quiere escuchar.

No por último merece menos importancia el aspecto formal, en el sentido amplio, la oralidad exige de una correcta pronunciación, un adecuado timbre de voz, el respeto a las pausas necesarias, a los silencios que también sugieren, a las repeticiones imprescindibles porque son enfáticas y como colofón, la destreza comunicativa de saber combinar oportunamente palabra y gesto.
 
Sirvan las reflexiones para siempre recordar, que “el gran orador, no es el que habla bien, no es el que habla bonito, ni fuerte, ni el que manotea mucho. El gran orador es el que posee esa extraña virtud, de decir lo que piensa y hacer lo que dice”. La conclusión se impone: ser periodista es ser orador, seamos dignos de nuestra profesión, seamos capaces de conquistar con nuestras palabras.

Sobre el Autor

Heidy Pérez Barrera

Heidy Pérez Barrera

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río, Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero