Actualizado 22 / 08 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Economía, necesidades y bolsillo quebrado

El deseo de toda persona es ver satisfechas sus necesidades básicas y esto no implica sustraerse a lo puramente material dejando a un lado la espiritualidad.

La gente actúa motivada por dichas necesidades, las cuales son ilimitadas. Todos los días surgen y con nuevos horizontes, por lo que, en ocasiones, la ilusión de satisfacerlas se desvanece, ya sea por la escasez de recursos financieros o de ofertas a precios asequibles.

En estos casos siempre hace falta basarse en una economía de bolsillo conjugada con la oferta del mercado.

Uno de los conceptos económicos es referido al estudio de que las sociedades deciden qué producir, cómo hacerlo y para quién, teniendo en cuenta los recursos con que cuentan y las demandas.

Muchos comerciantes se basan en ese procedimiento de cómo sacar mayor provecho, de cómo engañar y confundir al consumidor, y de esa forma, engordar sus ganancias a expensas de la escasez de los otros.

En la feria agroindustrial del 12 de mayo, fui víctima del engaño y la estafa. Al adquirir manteca, el dependiente me cobró la barrigada como costilla; sin embargo, no había una sola de ellas, o sea, cobró por cada libra seis pesos por encima de su valor; a pesar de discutir y evaluarlo en ese mismo momento.

Es posible que, en la liquidación del producto según lo tasado, el sobrante no fuera a las arcas del Estado. Cabría preguntarse: ¿Habrá alguien encargado de valorar y velar que se cumpla lo regulado?, ¿a cuántas personas les sucederá lo mismo? Esta son algunas de las razones por las que la economía del bolsillo no se ajusta a la realidad.

Los roles de control y chequeo deben ser sistemáticos para hacer valer la ley y para que exista el respeto a la población conjugado con la ética del comercio.

Mientras que el dependiente tenga una percepción errónea y se haga el miope, va a ver al cliente como al patito feo del cuento de Hans Christian Andersen, atropellado y expulsado de la fuente de la supervivencia.

También están los bajos salarios de los trabajadores estatales, precisados a adquirir a elevados precios los productos de las carretillas, principalmente cuando escasea mercancía en los mercados estatales.

Algunos recurren a la economía sumergida, a lo ilegal. Esa economía informal, también llamada irregular, se oculta a efectos regístrales para lograr la evasión fiscal y el control administrativo. Aunque es una actividad perseguida, muchos la aplauden.

Por supuesto, podrá existir persecución al delito por evasión del incumplimiento de la legislación, pero esta no será erradicada hasta que no haya una solución en el proceso demanda-oferta con métodos deductivos y sistemáticos de control.

En lo social, será imprescindible un comportamiento humano veraz, con principios y valores. En lo productivo, que se desarrollen los recursos para satisfacer las necesidades crecientes en correspondencia con las posibilidades del consumidor.

Hay que concienciar al pueblo en el cumplimiento de lo establecido en la legalidad socialista, pero todo eso lleva tiempo, esfuerzos y recursos.

Sobre el Autor

Fermín Sánchez Bustamante

Fermín Sánchez Bustamante

Graduado del Instituto Superior Pedagógico en Pinar del Río, Cuba. Diplomado en Periodismo Internacional.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero