Actualizado 22 / 08 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Cuba por 100 millones

La historia de Cuba ha vivido permanentemente bajo la asechanza de los Estados Unidos y precisamente un 25 de mayo, hace 170 años que trataron de adquirirla de España por la bagatela de 100 millones de dólares.

Fue en 1848 que James Knox Polk, onceno presidente, intentó comprar la Isla como si fuera una hacienda solo poblada por animales, pero no obtuvieron el favor de los hispanos.

Este señor está considerado el presidente estadounidense más expansionista del siglo XIX y su dañina ejecutoria para América Latina la sufrió México en carne propia, pues de marzo de 1845 a 1849 le arrebató a esta nación los estados de California, Arizona, Nuevo México y gran parte de Nevada.

Y a Cuba la tuvo en mente 20 años antes de que comenzara la lucha emancipadora de los patriotas encabezados por Carlos Manuel de Céspedes, aunque antes hubiera otros movimientos liberadores.

Durante su presidencia se dedicó al aumento considerable de sus fronteras. En 1846 firmó con Gran Bretaña el Tratado de Partición de Oregón, declarando sus derechos indiscutibles sobre este territorio y firmó la anexión de los antiguos territorios mexicanos de Texas a la Unión y le declaró la guerra a México (1846-1848).

Tras el Tratado de Guadalupe-Hidalgo pactado en 1848, trasladó la frontera estadounidense al río Grande y al océano Pacífico, porque por la creencia popular en la doctrina del destino manifiesto de su país, este debería ocupar todo el territorio continental, desde el océano Atlántico hasta el Pacífico.

Este individuo viene a colación por su semejanza con el actual en la Casa Blanca; las enormes adquisiciones territoriales de su administración fueron posibles a expensas de grandes costes, no solo en dólares y vidas, sino también en encarnizadas luchas políticas que prepararon el camino para la Guerra Civil estadounidense.

En su discurso de toma de posesión, Polk dejó claro que estaba dispuesto a llevar a la práctica el lema de su campaña presidencial "…cincuenta y cuatro cuarenta o lucha", se refería a la medición geográfica en relación con los territorios de Oregón que marcaban la frontera noroeste con las posesiones británicas, a los que les hizo saber que Estados Unidos no dudaría en aplicar con todas sus consecuencias la Doctrina Monroe.

Y tras un breve periodo de disputas, se firmó el Tratado de Oregón, el 15 de junio de 1846, por el que se establecieron los límites fronterizos en el paralelo 49º, la actual frontera entre el estado de Washington y la Columbia Británica.

Estos hechos no pueden verse más allá de lo anecdótico o cronológico, porque la política actual de la Unión va por iguales caminos de agresión e intervención en Siria, Corea del Norte, Venezuela, Cuba, nuevamente México y otras regiones que harían una lista interminable.

La historia en el continente es notoria, en julio del año 1845, Polk mandó un destacamento militar al mando del general Zachary Taylor (futuro presidente), con la misión de tomar posesión sobre el río Nueces, frontera sudoccidental entre Texas y México, y desde allí avanzar hasta el cauce del río Grande.

Las intenciones de Polk eran conseguir la anexión de los territorios de Nuevo México y California ya que, según pensaba, no sin razón, si no lo hacían los Estados Unidos, probablemente lo llevarían a cabo Gran Bretaña o Francia. Él intentó chantajear a los mexicanos, pero estaba dispuesto a usar la fuerza, todos los medios le eran válidos.

El 13 de enero de 1846, después de recibir una tajante negativa mexicana, ordenó al general Taylor que avanzara más allá del cauce del río Nueces, buscando un incidente armado que pudiera servir como casus belli, que no tardó mucho en llegar, ya que el nueve de mayo las tropas mexicanas abrieron fuego contra un destacamento estadounidense.

Esto del incidente fue prácticamente un ensayo, como continuarían haciendo en la historia y Cuba lo conoció con la trama del acorazado Maine.

Las fuerzas estadounidenses, mejor preparadas que las mexicanas, obtuvieron una serie ininterrumpida de victorias que culminaron con la toma de la capital de México el 14 de septiembre de 1847.

Con la firma del Tratado de Guadalupe-Hidalgo, rubricado el dos de febrero de 1848, Estados Unidos logró la anexión de los futuros estados de California, Nevada, Utah y parte de los de Colorado, Arizona, Wyoming y México, más de la mitad del territorio de México, y reconoció la fijación fronteriza de río Grande para Texas.

Es por eso que los cubanos no pueden olvidar estos detalles, porque mientras estemos cerca de ellos, jamás podremos dormir tranquilos, máxime con un inquilino en la Casa Blanca como ese antiguo Polk.

Sobre el Autor

Ramón Brizuela Roque

Ramón Brizuela Roque

Licenciado en Periodismo Universidad de La Habana 1977. Premio Provincial por la Obra de la vida, 2013.Fue redactor reportero en Juventud Rebelde y Trabajadores; colaborador asiduo en Radio Guamá y TelePinar.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero