Actualizado 22 / 09 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

¡Se mueve!

El 2018 se ratifica como un año vital. Muchos acontecimientos están ocurriendo en diferentes ámbitos y escalas, como anunciando que algo se mueve, aunque no lo veamos.

Algunos prefieren hacer oídos sordos y negar el cambio. Otros persisten en la nebulosa de un no sé o el quizás que entraña la abstención de criterios. A ello súmense los que creemos en el contexto y nuestro actuar como protagonistas.

¡Se mueve! Las circunstancias están cambiando o al menos nos están dando la oportunidad de cambiarlas. ¿Dónde está el asunto? En romper la inercia y creer.

Nuevas políticas, congresos, y hasta un nuevo presidente nos trajo este año. Los tiempos ya no son los mismos, las generaciones ya no piensan igual, sin embargo, continuamos luchando por el horizonte que soñaron quienes nos antecedieron. Pero para ayudar a construir esa sociedad, por la cual apostamos todos y lo seguiremos haciendo, es preciso contribuir con nuestro granito de arena, de fe.

No es tan difícil. Todo es cuestión de hacernos partícipes del cambio. Los espacios están creados y las oportunidades están ahí. De nada sirve quedarnos inmóviles esperando que alguien defina qué es lo mejor para nosotros cuando en nosotros está la respuesta.

Debemos participar de forma activa en la transformación. No como estatuas de sal acrecentando un cuórum, ni contribuyendo a un crecimiento cuantitativo que por unanimidad acepta todo.

Ya lo decía el General de Ejército Raúl Castro Ruz en la clausura del X periodo ordinario de sesiones de la VIII legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 21 de diciembre del 2017: “Trabajar por la unidad dentro de la diversidad es una necesidad impostergable”. En consonancia una máxima filosófica establece que el conflicto genera desarrollo, de ahí que el diálogo y el debate son armas imprescindibles para el contexto actual y su constante restructuración.

No siempre las respuestas están en la punta del iceberg. Los problemas y las circunstancias sociales cotidianas están en las calles, y solo las conocen a cabalidad quienes como Quijotes las enfrentamos en el día a día.

Quizás esta convocatoria provoque decenas de comentarios que refieran incomprensiones y pretextos; e incluso habrá quien tras mucho intentar incidir quedó agotado. No obstante, mi solución está en no cansarnos. La participación no es un proceso que arroje resultados inmediatos. Es un bregar de muchos acumulados que precisan de la persistencia para obtener frutos.

Nuestro país está lleno de islas. Muchas Cuba en una Cuba. Y apostar al cambio desde los preceptos que intentamos salvaguardar, únicos en el mundo, es un trance que provoca miedo. Al menos yo lo siento así. Pero no podemos permanecer inmóviles.

Pienso en Martí, en Fidel, en Celia y en Mariana, así como en tantos otros nombres, como en tanta sangre y tantas vidas que no fueron entregadas en vano. Alicientes todos que debemos proteger como inspiración al futuro.

Alcemos las manos y voces, hagámonos protagonistas del cambio, apostemos por el futuro que queremos hacer entre todos y todas, porque la obra de esta Revolución solo será perfecta cuando cuente con la huella múltiple de la construcción colectiva.

Sobre el Autor

Loraine Morales Pino

Loraine Morales Pino

Licenciada en Periodismo, graduada en la Universidad de Pinar del Río, Hermanos Saíz Montes de Oca.

Comentarios   

Nieves
+1 # desde la baseNieves 09-07-2018 16:14
También Raúl, en una de sus primeras intervenciones, ya como presidente, pidió trabajar desde la base con los problemas que identificara el pueblo. esta es una de las premisas más importantes para la democracia. sin embargo, ¿sabemos participar? y lo más importante ¿reconocemos la importancia de la verdadera participación? debemos reflexionar desde nuestro fuero interno para darnos cuenta de lo que hacemos para cambiar lo que criticamos y empezar desde nuestro pedacito pequeño, el que tenemos al alcance de la mano para después poder cambiar en colectivo lo que "necesita ser cambiado". pero sin olvidar que vivimos en sociedad y para construir ciudadanía la participación consciente (va más allá de solo estar, ir cuando os convocan, es involucrarse) es imprescindible.
gracias por el comentario
Responder

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero