Actualizado 17 / 11 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

21ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Una peligrosa aventura

Durante la reciente visita del presidente del Inder, doctor en Ciencias Antonio Becali Garrido, a centros educacionales de la provincia, fue proyectado un material audiovisual que, en poco más de 40 minutos, recoge las vivencias de varios peloteros asediados por “cazatalentos” de las Grandes Ligas del béisbol estadounidense.

El trabajo de la periodista Daily Sánchez –que según se informó será transmitido próximamente por el canal Tele Rebelde– cuenta en primera persona cómo es el proceso de reclutamiento y posterior estadía de los atletas y sus familiares en países centrocaribeños, en espera de una contratación que en muchos casos no llega.

Aunque el robo de prospectos cubanos es un tema que tiene ya varias décadas, tradicionalmente el interés se cebaba sobre aquellas figuras ya establecidas dentro de nuestro béisbol, cuyo mejor escenario para tentar eran los grandes eventos a los que el equipo Cuba asistía.

En el último quinquenio la estrategia ha cambiado, siendo los atletas en categorías escolares y juveniles el nuevo punto de mira de personajes inescrupulosos, que han hecho de esta actividad un lucrativo negocio.

El procedimiento en la mayoría de los casos es el siguiente: los atletas o sus familiares son contactados a través de las redes sociales por estos scouts, que luego de ensalzar las grandes posibilidades que tienen los chicos de firmar un astronómico contrato, comienzan a enviar regalías seductoras.

El próximo paso es la salida de Cuba hacia un país con regímenes de visado flexibles. Los más socorridos son Panamá, Guyana o Haití, sobre todo este último desde donde cruzan la frontera hacia la tierra prometida: República Dominicana.

En suelo quisqueyano el sueño comienza a convertirse en pesadilla, pues las academias a las que pensaron llegar no son otra cosa que hacinadas viviendas en las que reciben una escueta cantidad de dinero de un “boss”, con el que solo tienen contacto vía telefónica.

El siguiente peldaño es ponerse a punto para los denominados tryouts, o sea, para las pruebas de exhibiciones, en la que deberán demostrar sus habilidades a los reclutadores enviados por las franquicias de la MLB.

Para quienes rebasan con éxito esas exigentes pruebas se avecina entonces el proceso de firma de contratos, en el que muchas veces a punta de pistola son obligados por sus representantes a cederles hasta un 70 por ciento de las ganancias.

No mejor suele ser la suerte de aquellos jugadores que se lesionan o no logran convencer a los reclutadores, pues deben permanecer en esos países casi en calidad de secuestrados e ingerir fuertes sustancias anabólicas para aumentar su somatotipo y seguir intentándolo.

Para evitar una posible fuga, tanto a ellos como a sus familiares, les son retirados los pasaportes, con lo que quedan a merced de las exigencias de estos personajes, muchos de los cuales enfrentan cargos internacionales por tráfico ilegal de personas.

Aunque pueda parecer sacada de una historia de ficción, es esta la realidad de adolescentes y jóvenes cubanos que han decidido salir del país tentados por sumas exorbitantes de dinero y la promesa de jugar en el mejor béisbol del mundo.

Un elemento bochornoso –y al que ya comienza a hacérsele frente judicialmente– es la complicidad en varios casos de entrenadores y familiares, quienes sirven de puente entre los asediadores y los atletas.

Si bien algunos de los que han salido del país sobrepasan la mayoría de edad, la gran parte de ellos no lo ha hecho, lo que demuestra que han contado con la anuencia y/o estímulo de sus progenitores.

Amén del consabido daño que representa para el movimiento deportivo cubano, este fenómeno constituye un peligro para la integridad física de centenares de jóvenes y sus familias.

Por suerte, varios han regresado ilesos a nuestro país, donde ya militan en sus antiguos equipos.

No obstante, creo indispensable, tanto por parte del Inder como de los medios de comunicación en el país, seguir alertando del peligro que entraña esta peligrosa aventura.

Sobre el Autor

Victor Manuel Blanco González

Victor Manuel Blanco González

Licenciado en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río, Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero