Actualizado 27 / 03 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

16ºC
29ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Todos tenemos dos casas

Los humanos todos tenemos dos casas: el pequeño habitáculo del día a día, quizás una vivienda señorial, un bohío o un chalet, probablemente el proletario apartamento, pero también la gran “casa” que representa la comunidad, el barrio o la municipalidad.

El primero es íntimo, personal, taller donde forjamos el futuro y labramos la historia familiar, y el otro, la “vivienda” aun mayor, espaciosa y democrática –como diría Guillén- pero necesitada urgentemente de nuestros cuidados colectivos.

Las autoridades políticas y administrativas de la provincia convocan a todos los pinareños para embellecer a ambas, no con ridículo oropel, sino con las herramientas de la pulcritud y el buen gusto, el arreglo de los jardines, la eliminación de aquellos adornos kitsch, aparecidos en la arquitectura en incierto momento y que confundió la cultura del buen gusto.

Es una oportunidad excepcional para los once municipios y más de medio millón de personas, aunque el mayor protagonismo será para los habitantes de la Capital provincial, que en su 150 cumpleaños renace grandiosa, pero tengamos claro, este esfuerzo no puede verse como una meta temporal para saludar una fecha, sino como la decisión de que jamás el terruño padecerá la desidia o será víctima de la indolencia por transitorias dificultades económicas.

El objetivo no es lujo, porque tampoco existe la sobrada riqueza material, sino la búsqueda del entorno que merecen los vueltabajeros para su salud espiritual, cultural y la reconquista de valores como siempre hemos tenido, porque más que a la ciudad, tenemos que embellecer a nuestra población, perpetuamente respetuosa, hospitalaria, honrada y decente.

Todos los repartos y barrios se suman en la presente etapa a la conquista del 150 aniversario, los intercambios del Partido y el Gobierno en los Consejos Populares son para convocar a más compromiso, porque lo necesita la casa más grande como mencionamos al principio.

Lo que se hace en la calle principal para honra de José Martí, y en algunas vías aledañas, es señal de salud para el entorno, pero hay que expandirlo a los barrios, los repartos, las cuadras más allá del casco urbano. Nadie diga que será tarea imposible, pueda que sea difícil para las personas –en lo individual- y las familias -en lo colectivo-, pero la suma de la entrega y la dedicación junto a las organizaciones de la sociedad, ya con la iniciativa potencial que existe, pueden derribar murallas.

Las autoridades abanderan una buena acción: juntar esfuerzos, y llaman a la comunidad o mejor dicho, ¡convocan a los pinareños! para con sus recursos engalanen los hogares, exijan y contribuyan a la higienización de calles de su barrio y den un golpe demoledor a las indisciplinas, porque algunas rayan en delitos.

Qué no podrán hacer los Consejos Populares si tienen la fuerza de los delegados, los cederistas, las federadas, los estudiantes –desde los niños pioneros hasta los jóvenes universitarios-, los combatientes de la Revolución como núcleo aglutinador y los otros, los activos de las FAR y el MININT, y dentro del grupo esos líderes naturales como el médico y la enfermera, el bodeguero, el jubilado que dispone de todo el tiempo para entusiasmar a los demás.

Esperar tiempos mejores es la justificación de los menos capaces. Si usted no puede levantar la pared completa, al menos haga la mitad; si el jardín solo dispone de una rosa, no importa, una es mejor que nada.

La oportunidad mejor es cuando las cosas se quieren hacer. Tampoco digamos que es tarea de todos, ¡NO! Es la tarea de cada uno, la de Juan, Pedro, Armando, Emilia, Yusnabys, Yamilys, Amarilis, Pancho y Marilyn, con su nombre de pila, para que no haya justificación cuando algo no se hizo... y al final, cuando hayamos concluido, sí poder exclamar: ¡Lo hicimos entre todos!

Sobre el Autor

Ramón Brizuela Roque

Ramón Brizuela Roque

Licenciado en Periodismo Universidad de La Habana 1977. Premio Provincial por la Obra de la vida, 2013.Fue redactor reportero en Juventud Rebelde y Trabajadores; colaborador asiduo en Radio Guamá y TelePinar.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero