Actualizado 25 / 07 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

24ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Un crimen visto desde los ojos de una niña

A los ojos de una niña de 10 años los crímenes se hacen mucho más grandes, se agigantan, crean sentimientos perennes y forman principios. Así me sucedió con el suceso del derribo de la aeronave CU- 455 de cubana de aviación. Eran 73 asesinatos, muy difíciles para asimilar para cualquier infante.

Quería entender por qué alguien podía hacer cosas tan feas e inhumanas. El rostro de los muertos en el periódico lo manoseé por días, muchos jóvenes, demasiados para ver truncada la vida en flor, víctimas del egoísmo y de las estrategias malévolas de algunos. Entre ellos había una muchacha que me llamó la atención, era Nancy... Nancy Uranga Romagoza. En la foto tenía una cinta puesta, grandes ojazos y cejas arqueadas, no lo olvido.

Después supe que era pinareña, de la localidad de Cuatro Vientos cercana al central Pablo de la Torriente Brau, en Bahía Honda, que era atleta del Equipo Nacional de Esgrima, regresaba del IV Torneo Centroamericano y del Caribe con sede en Venezuela. Su historia nos enseñó más a amar a Cuba, la tierra en que nacimos.

Los asesinos Luis Posada Carriles, Hernán Ricardo, Fredy Lugo y Orlando Bosch, connotados criminales al servicio de la CIA en Estados Unidos, nunca imaginaron que su abominable crimen nos sirviera de incentivo para seguir el camino iniciado.

Al grupo de muchachos del grupo de quinto grado nos llevaron a una ceremonia en el hoy Palacio de Computación. En aquella época no entendíamos muy bien qué era aquello. Tal vez a los niños de ese tiempo nos criaron ingenuos y despreocupados, en buena medida; pero la seriedad y la gravedad del momento golpearon a todos. Sabíamos que las lágrimas de los adultos eran genuinas, pero supimos ver la determinación y la entereza del pueblo que nos rodeaba.

La frase de Fidel: "Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla", la acogimos como nuestra, tanto que pienso que contribuyó a nuestra formación como seres humanos justos y mejores.

Nunca vivimos a espaldas de que el suceso de Barbados fue un crimen atroz y salvaje, sin embargo aún los muertos y un pueblo entero clama por justicia. Este 6 de octubre se cumple otro aniversario. Cuba no olvida a sus hijos.

Sobre el Autor

Ana María Sabat González

Ana María Sabat González

Licenciada en Español y Literatura, periodista de Guerrillero. Ha sido profesora de la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca. Se dedica al periodismo desde el año 1996 y aborda en sus trabajos diferentes temáticas sociales y políticas.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero