Actualizado 27 / 06 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
30ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Eufemismos

A veces me pregunto en tiempos futuros, digamos de aquí a 1 500 años, cuán caótico pueda resultar para lingüistas e historiadores desentrañar las evidencias de textos que queden a su alcance, dando por sentado la capacidad de lectura y comprensión del idioma español.

¿Se imaginan que a consecuencia de haber definido a nuestras prostitutas como jineteras alguien intente revitalizar una tradición de amazonas y se nos atribuya un desarrollo en la equitación femenina que no tenemos?

Quizás hasta se escriban elogios a las fuerzas del orden que tuvieron centros para ellas y dedicaron esfuerzos a la atención de deportistas de alto nivel.

¿Cuentapropistas?, ¿como qué serían definidos? “Personas que hacían sus propias cuentas en sistemas matemáticos no reconocidos socialmente, ni integrados a métodos pedagógicos.”

Y qué decir de los “luchadores”, categoría donde lo mismo está el laborioso, ingenioso, optimista a quien ninguna encrucijada le parece cierre sino reinicio y aquellos cuyos golpes y técnicas de combate se escudan en el robo, la estafa y otros sucios manejos que apenas si atinamos a discernir.

Los “buquenques” quizás puedan hasta considerarse una clase social, raza o quién sabe qué naturaleza de asociaciones puedan hacer nuestros descendientes con esta palabra.

El término paladar, también sería propenso a confusión, preguntarán ¿se trata de una parte del cuerpo o centros de degustación especializados? Y solo por no admitir que son restaurantes manejados por el sector privado.

La lista podría ser interminable, ambigüedades idiomáticas con las cuales intentamos acomodar la realidad a nuestro gusto. Por ejemplo, el VII Congreso del Partido dejó claro la aceptación de la propiedad privada como otra forma que se inserta en nuestro panorama económico y social, pero a muchos todavía les asusta el término.

Y está claro que hay trabajadores no estatales, que no subcontratan fuerza laboral, ni importan recursos o prestan servicios que demanden de todo un entramado de aseguramientos, en tanto otros lo hacen y con éxito. ¿Por qué negarles el reconocimiento de empresarios si lo hacen dentro de los cánones legales establecidos, crean puestos de trabajo, aportan al presupuesto del Estado, libran a este de una carga al garantizar determinados servicios y generan riquezas tanto para ellos como para la sociedad?

El lenguaje es la expresión material del pensamiento, aunque haya quienes hablen sin pensar; y el empleo de todos estos eufemismos no hace otra cosa que confirmar la necesidad de abrir nuestras mentes a los necesarios cambios que requiere el país.

Lamentablemente los procesos de cambio, no siempre son fáciles de asimilar, y más cuando implican aceptación de conceptos que por mucho tiempo se consideraron como algo que ya no formaría parte jamás de nuestro entorno, pero con mi abuela aprendí que la palabra nunca es muy grande, lleva implícita un absolutismo que la vida deshace y como en todo proceso de desarrollo la espiral no significa retroceso, sino avance hacia una etapa superior.

“A veces tenemos que aguantar a las orugas si queremos disfrutar de las mariposas”, dice Antoine de Saint Exupéry en El Principito, clásico imprescindible de la literatura infantil, que tiene entre sus méritos sabias sentencias aplicables a casi todo en la vida.

Y quizás hoy no nos guste admitir que la propiedad privada o la prostitución aparecen en nuestra sociedad, pero cambiarles el nombre no los hará dejar de ser reales, la veracidad ha sido siempre una gran aliada del progreso y para aquellas cosas que constituyen problemas es su conocimiento el primer paso para buscarle solución.

Las palabras no se las lleva el viento, ellas son la manera que tenemos de dejar constancia de todo cuánto nos rodea y hacerlo de la manera adecuada es una responsabilidad ciudadana.

Sobre el Autor

Yolanda Molina Pérez

Yolanda Molina Pérez

Licenciada en Periodismo de la Universidad de Oriente.

Enviar un comentario como invitado

0
  • Invitado - anabel

    Excelente artículo, gracias Cra Yolanda Medina y al nuestro Periódico Guerrillero

    URL corta:

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero