Actualizado 20 / 10 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La calabaza de Raymundo

En otras ocasiones Raymundo González Méndez había cosechado en las tierras que trabaja junto a su hermano Juan Ruperto, calabazas de unas 25 y 30 libras, por eso inicialmente cuando vio que aquella seguía creciendo no le dio importancia, pues pensó que se trataba de una similar, pero su asombro vino a los días cuando el ejemplar no dejaba de desarrollarse.

Con un peso de 78,12 libras Raymundo obtuvo en sus predios una calabaza que hoy asombra a muchos en San Luis.Con un peso de 78,12 libras Raymundo obtuvo en sus predios una calabaza que hoy asombra a muchos en San Luis.A su lado, otras también luchaban por la primacía, pero solo esta lo logró: 36 kilogramos que son 78,12 libras. Ni el propio Raymundo lo creía. Los vecinos, en San Luis, en la calle El Hato quedaron también admirados, pues si es verdad que no es un récord es un buen average si de una calabaza se trata.

Para Idael Soca, graduado en Tecnología de los Alimentos, esta vianda alcanza para que más de un centenar de comensales la puedan degustar, máxime cuando es de una buena calidad y su masa está completamente hecha. Por la apariencia externa se aprecia el excelente color amarillo que identifica a la calabaza, y eso habla de la presencia de sus propiedades, asegura el especialista.

Cuando Guerrillero inquiere a Raymundo, quien hace 25 años trabaja la tierra, pero no se desvincula del sector estatal, pues labora como custodio, qué hizo de particular para lograr esta rareza o curiosidad, dice que nada en especial. Cree, firmemente, que es obra de la naturaleza.

"Si a algo hay que adjudicarlo es a la manera en que mi hermano y yo cultivamos la tierra, ya que le brindamos todas las atenciones que lleva, preparamos el terreno, regamos la semilla –en este caso RG– la asistimos con nitrato, le aplicamos riego, fumigamos, eliminamos la hierba y así sucesivamente mientras dura el ciclo.

"Yo creo que si no fuera porque la guía se le afectó esta calabaza hubiese cogido más libras, quizás hasta unas 100, pienso yo", manifiesta este hombre, a quien el campo le regala cada mañana nuevas satisfacciones.

Según el instructivo técnico del INIVIT (Instituto de Investigaciones de Viandas Tropicales) la variedad RG es de alta calidad culinaria y tiene un gran desarrollo vegetativo, por lo que hasta cierto punto, parece explicar el tamaño de la vianda.

Este campesino también siembra plátanos de diversas variedades, un poco de fríjol, algo de arroz y otros cultivos con los que tributa a su cooperativa de créditos y servicios fortalecida Epifanio Rojas, y de cierta manera se autoabastece.

Para él no hay día malo, y desde que obtuvo la calabaza, piensa en conservar algunas semillas para experimentar con ellas, quién sabe si a la larga obtiene otra que supere el peso de esta y duplique su alegría.

Mientras ese momento llega, muchos curiosos rondan su morada para ver con sus propios ojos la calabaza de Raymundo.

Sobre el Autor

Daima Cardoso Valdés

Daima Cardoso Valdés

Licenciada en Derecho en la Universidad de Pinar del Río, Cuba

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero