Actualizado 22 / 09 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Desde la óptica de un reloj

Hotel Globo

Foto: Jaliosky Ajete

El reloj del emblemático hotel Globo es testigo centenario de la vida de los pinareños. Desde su altura, ¿a cuántas generaciones de habitantes de esta ciudad ha visto pasear, caminar o casi correr por los portales de los establecimientos de la avenida José Martí?

Ubicado de forma arbitraria en una esquina del edificio, el artefacto de bronce y madera fabricado por el alemán J. F. Weuler puede contar de seguro muchas historias de amor y desamor, y hasta episodios de todo tipo que conforman la vida del ser humano, pero desde hace un tiempo, el reloj bien puede dar testimonio de un ajetreo diferente.

La ciudad de Pinar del Río cumple sus 150 años el próximo 10 de septiembre, y hace meses que se remodelan construcciones, otras las hacen casi nuevas, pintan fachadas, abren nuevos servicios... Hay toda una revolución, ahora mucho más exacerbada en los últimos días, cuando la provincia obtuvo la sede por el 26 de Julio.

El Globo también recibe lo suyo, según Eliosbel Lloret Rodríguez, administrador del hotel, en estos momentos se realizan trabajos de mantenimiento en el lobby, que quedarán listos en saludo al cumpleaños de la ciudad, más la pintura de la fachada que sí la concluirán en los próximos días.

Además acometen otras faenas relacionadas con la reparación de la carpintería y la cristalería de las ventanas y puertas de la fachada.
“Los obreros laboran todos los días hasta las siete u ocho de la noche. La tarea la asumen dos cooperativas de trabajadores por cuenta propia de la Isla de la Juventud”, explicó el administrador.

Lloret Rodríguez dijo que el hotel cuenta con 42 habitaciones, un número de ellas en desuso por no tener las condiciones necesarias para su comercialización y que en estos momentos alojan a los trabajadores de otros municipios de la campaña antivectorial.

Supimos que en un futuro prevén trabajar en la reparación de la discoteca, la cual llevaría una inversión grande, y en otras áreas.

EL MARINO

Desde lo alto del “Globo” se aprecia mucho mejor la labor de los obreros que impermeabilizan el techo del restaurante El Marino, ubicado en la otra esquina de Martí e Isabel Rubio. La faena, necesaria para evitar las filtraciones del local, a pleno sol, se antoja difícil.

A decir de Yunior Ledezma Cruz, administrador del restaurante, en la instalación realizan un mantenimiento, que incluye además la parte interior del salón, especialmente en la estructura de paredes y techo, y en la pintura del mobiliario.

La reparación la ejecuta una cooperativa de trabajadores por cuenta propia y artesanos del proyecto Entorno, del Fondo Cubano de Bienes Culturales de Pinar del Río.

Según Ledezma Cruz, en el mantenimiento constructivo, que debe de estar terminado antes del 26 de julio, invirtieron aproximadamente 66 000 pesos en CUP.

El restaurante presta servicio de almuerzo y comida y posee capacidad para cerca de 52 comensales en el salón y 14 en el protocolo, y siempre, según nos afirman, tienen una buena clientela, que asisten incluso a las Noches pinareñas, que se desarrollan los sábados en el portal del establecimiento. Todo esto trajo consigo que sobrecumplieran el plan de circulación mercantil el año pasado.

Quienes vienen a este lugar buscan sobre todo los platos confeccionados a base de productos marinos: pescado frito, filetes, empanados, el canciller... aunque también ofertan variedades realizadas a partir de pollo y cerdo.

Piensan que en un futuro exista el servicio de langosta en pecera, en el cual el usuario escoge la que quiere consumir y se le prepara al momento, nos aseguró el administrador.

TEJAS ROJAS...Y MÁS

El reloj del “Globo” pasea la vista por “Martí”, la principal arteria de la ciudad cumpleañera, la misma que un día se llamó Real, Mayor o Cánovas del Castillo, y desde lo alto del vetusto hotel, observa los techos de tejas criollas y francesas. Un poco más abajo está La Casona, restaurante que pertenece a la Empresa Extrahotelera Palmares.

Por la parte delantera hay barreras que indican una reparación bastante amplia. El interior del local y el exterior están llenos de trabajadores en pleno quehacer constructivo, cada uno en lo suyo, todos entre la arena y el cemento. Los 52 a pie de obra.

Según Osniel Santos Leal, director de la Empresa en Pinar del Río, una vez concluya la reparación tienen previsto entre los servicios el de bar de tapas –no hay ninguno en el territorio–, taberna, dulcinea, dulce crema y un salón de juegos para niños.

La labor de esta inversión la concretan obreros de Emprestur de Pinar del Río, Las Tunas y La Habana. Con el Fondo de Bienes Culturales contrataron el mobiliario.

Nuevos bríos llegaron a esta ciudad, que en espera de dos grandes fechas quiere vestir su mejor gala, y mientras los pinareños miramos con orgullo cómo cambia el rostro nuestra capital, el reloj del hotel Globo se presta a marcar la hora, una más.

Hotel GloboFoto: Jaliosky Ajete

Plaza de la Revolucion de Pinar del RioFoto: Jaliosky Ajete

Hombres construyendo

Albañil trabjando

Sobre el Autor

Ana María Sabat González

Ana María Sabat González

Licenciada en Español y Literatura, periodista de Guerrillero. Ha sido profesora de la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca. Se dedica al periodismo desde el año 1996 y aborda en sus trabajos diferentes temáticas sociales y políticas.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero