Actualizado 24 / 11 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

19ºC
28ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

“El tabaco es todo para mí”

Otoniel Sánchez García, productor especializado en tabaco de sol / Foto: Jaliosky Ajete

Otoniel Sánchez García, productor especializado en tabaco de sol / Foto: Jaliosky Ajete

Entre plantas de tabaco creció Otoniel Sánchez García, y mientras sintió el olor de este cultivo, observó cómo su abuelo y padre desarrollaron las labores agrícolas en las tierras que hace un tiempo heredó, y donde hoy continúa con la tradición de sembrar tabaco.

El productor, especializado en la variedad de sol, pertenece a la cooperativa Giraldo Valdés del municipio San Luis, unidad que no solo se dedica a la siembra del tabaco, también atiende la ganadería y cultivos varios.

Otoniel desde el pasado año decidió sembrar el tipo de tabaco 2012 y 2006, antiguamente era el Corojo, Criollo y 92, porque según él los primeros tienen más rendimiento, pues producen abundantes hojas de mayor tamaño y peso, reportándole al final de la cosecha excelentes resultados.

“Económicamente es mejor. El tapado lleva muchos requisitos, pero estoy indeciso en si lo siembro o no algún día. Cuando hay un año malo puedes perderlo todo”, expresó.

EL DÍA A DÍA

Cada mañana con camisa de mangas largas, gorra y botas que cubren el pantalón sale a trabajar al campo, aprovechando la frescura del amanecer para evitar al mediodía los dañinos rayos del sol y luego incorporarse a la jornada de la tarde.

“Mis tierras están en el pueblecito Forteza, en el kilómetro seis de la carretera a San Luis. Tengo mi casa de tabaco con 10 aposentos, además, cuento con obreros calificados a quienes contrato al terminar el proceso de la escogida, pero mi familia es mi principal apoyo.

“Todos los años tengo un plan específico de 100 quintales para acopiar, que lo he sobrecumplido. La pasada campaña acopié 184, apunté para 200 quintales, mas no resultó.

“En la actual espero se repita la historia, todo depende del comportamiento del tiempo. Empezó un poco mal por las lluvias, pero la plantación va bien bonita. Siembro 1 060 posturas que vienen siendo alrededor de cuatro o cinco hectáreas. Detrás de mi hogar tengo mis propios semilleros. Echas la semilla, como a los siete días empieza la nacencia de la población de posturas y a los 45 debe estar de siembra. Poseo una capacidad de 400 canteros”.

MÁS DE 20 AÑOS DE EXPERIENCIA

“He aprendido mucho. Pasé trabajo en mis inicios, casi solo y joven, a pesar de que tuve apoyo.

“El tabaco tiene varios requisitos. Existe un dicho en nuestros campos y dice que el tabaco es como la mujer, que si no lo tocas no produce, debe haber un roce diario.

“Ahora en esta primera etapa de la campaña lo riego, luego tapo el tallo de la postura, lo fertilizo y después continuó con una secuencia de acciones para protegerlo de cualquier enfermedad.

“Una cosecha hasta la recolección te dura tres meses, a mí mucho más, porque siembro bastante, a veces en dos o tres etapas, en dependencia del clima. Al final, si no le haces todo lo que lleva no da rendimiento.

“La empresa me facilita los insumos. El sistema de riego es por gravedad e instalo una turbina que hala el agua desde un pozo. Después de la siembra aprovecho las tierras con maíz y sorgo, que producen abono natural”.

A las tierras de Otoniel Sánchez hace tres años le dieron la condición de Finca Integral y todavía es reconocido en las asambleas del gremio por los resultados en la siembra y cosecha, porque el tabaco que cultiva goza de buen prestigio.

tabaco

¿Cómo lo logra?

“El campo es duro, tienes días de descanso pero otros que hay que estar de lleno en el surco hasta bien tarde. Al tabaco hay que dedicarle tiempo y cumplir con las normas técnicas para su futura y eficiente evolución, de lo contrario los efectos no serán los deseados.

“Para obtener una postura con calidad uno la busca por la parte de la raíz, siempre que esté sana. Antes de sembrarla debes darle un tratamiento por 15 minutos como mínimo para desinfestarla, luego trasplantarla y después pasa al suelo. La preparación de la tierra también es fundamental.

Otoniel tiene 45 años de edad y le gusta su trabajo, confiesa que vive para ello y no lo cambia por ninguna otra ocupación, se siente orgulloso de ser un campesino. “Aquí es donde crecí y es el camino que escogí. El tabaco es todo para mí”.

Sobre el Autor

Magda Iris Chirolde López

Magda Iris Chirolde López

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero