Logo

En Pinar del Río la palma corcho reta al tiempo

La palma corcho es considerado el único fósil vegetal viviente. / Foto: Januar Valdés Barrios

La palma corcho es considerado el único fósil vegetal viviente. / Foto: Januar Valdés Barrios

La Palma Corcho, considerada por científicos un fósil viviente, lozana y erguida reta al tiempo y parece dar la bienvenida a los visitantes al Jardín Botánico de Pinar del Río, fundado en 1988.

Su nombre científico es Microcycas calocoma, y constituye un tesoro botánico por ser la única planta que logró sobrevivir a los complejos procesos de petrificación y mineralización ocurridos en el planeta hace millones de años.

Su hábitat se reduce a la más occidental provincia cubana, especialmente al municipio de Viñales, y las colonias se localizan en zonas intrincadas, las cuales son protegidas con esmero.

Integrantes del colectivo del vergel aseguraron a la ACN, que todas  las especies allí son cuidadas con amor, pero de forma especial ese ejemplar que fuera fruto del empeño del doctor Armando Urquiola, insaciable investigador ya fallecido, quien fuera el principal autor del primer Libro Rojo de la flora vascular escrito en Cuba, premiado por  la Academia de Ciencias.

El texto trata sobre la vegetación de la más occidental provincia del país, fue elaborado entre 2004 a 2016 y consta de 389 páginas dedicadas a más de 340 especies amenazadas de extinción en el territorio, reconocido por  la Catedral Natural de Cuba, por su profusa biodiversidad.

En ellas figura también la palma corcho, la cual fue declarada Monumento Nacional Natural, por lo cual constituye toda una reliquia botánica.

Identificada con ese nombre por la suavidad de su esponjoso tronco, según va creciendo renueva su penacho de hojas verdes oscuras y a lo largo de su tronco va dejando unos anillos que, si se cuentan se puede  calcular su edad  de forma aproximada, de acuerdo con especialistas.

En el jardín botánico pinareño, junto a la Microcyca calocoma, habitan además  miles de especies endémicas y exóticas que deparan al visitante un día exclusivo, acompañado de exponentes como la palma corcho, que convivió con los dinosaurios.

Aún existe en la ciudad pinareña de manera muy reducida en patios, pero la tala indiscriminada y la destrucción de su hábitat natural durante el pasado siglo, incidió en la reducción de sus poblaciones, aunque por ser una joya de la flora cubana es objeto de medidas para su conservación in situ y ex situ, según EcuRed.

Sobre el Autor

ACN

ACN

Agencia Cubana de Noticias ACN, Genera, procesa y ofrece informaciones, comentarios y reportajes en soportes como texto, imagen, audio, entre otros.

Más artículos de este autor

Guerrillero © Todos los derechos reservados.