Actualizado 16 / 08 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Un brindis por tu salud

Un brindis por tu salud

Se dice que el brindis se deriva del alemán bring dich y significa te lo ofrezco todo. El origen de esta práctica se remonta en la antigua Roma, donde solían asesinar con envenenamiento al enemigo y los anfitriones celebraran el hecho chocando sus copas con las de los invitados. Otra teoría plantea que al beber vino se activan todos los sentidos, excepto el auditivo, por lo que se decidió brindar para completar el efecto de plena satisfacción espiritual.

En la actualidad, los grandes eventos, los días especiales como cumpleaños y bodas son espacios donde también se realiza esta práctica; sin embargo, las fiestas navideñas son las más auténticas, pues la familia se reúne y en una gran cena con brindis incluido despiden, esperan y celebran las navidades y el nuevo año.

Tal vez nos preguntemos cuánto aporta y perjudica el brindis para la salud humana. Ansiosos esperamos esos días para compartir la alegría de recibir y dar el más bonito recuerdo que los corazones guardarán, llenándonos de placer espiritual. Pero también es preciso moderar el consumo de alcohol por esas fechas para evitar un aumento excesivo de las calorías y los accidentes, quizás uno de los mayores riesgos de las navidades.

El organismo está expuesto a las copas de más. La intoxicación etílica, la que provoca un estado de embriaguez, es el síntoma más popular, pero además la salud interna se ve alterada, sobre todo, si se padece alguna enfermedad crónica.

Según especialistas una persona acostumbrada a tomar regularmente pequeñas cantidades de alcohol de baja graduación (vino, cerveza, etcétera) desarrolla cierta tolerancia a los efectos, puesto que el organismo aprende a metabolizarlo y no se produce una sensación etílica.

La Organización Mundial de la Salud aconseja no superar al día las dos copas de vino o cerveza, en el caso de los hombres, y la mitad en mujeres, dentro de lo que se considera un consumo moderado. De lo contrario podría llegar a hacer daño, fundamentalmente, si se mezclan varios tipos de bebidas alcohólicas y se abusa de las de mayor graduación como el whisky, la ginebra, el ron y el vodka.

Profesionales de la salud exponen que si un individuo con tendencia a la hipertrigliceridemia (abundancia de triglicéridos en sangre) abusa de estas bebidas tienden a subir los triglicéridos. Además, el exceso puntual de alcohol puede provocar gastritis y reflujo gastroesofágico, así como empeorar los valores de ácido úrico, cólicos nefríticos y junto a una alimentación inadecuada, crisis de gota, en los casos de consumos continuos.

Para las personas con enfermedades crónicas metabólicas, tomar alcohol en mayor o menor cuantía en fechas navideñas puede descompensar sus patologías: subir o bajar la tensión arterial, provocar un brote de pancreatitis, un problema hepático o un empeoramiento del control de la diabetes, entre otras patologías.

Los expertos ante situaciones como estas aconsejan beber con moderación y alternar con bebidas no alcohólicas, consumir aquellas de baja graduación, como el vino o la cerveza, no mezclar distintas bebidas alcohólicas, evitar beber con el estómago vacío y el alcohol con burbujas, como el cava o vinos espumosos, se absorbe mejor por su componente carbónico.

Si cuidas tu salud, a la hora de ingerir bebidas, durante las fiestas navideñas podrás vivir otro año de felicidad espiritual, con tus amigos y familia, sin olvidar los mejores momentos de esos únicos y maravillosos días.

Sobre el Autor

Magda Iris Chirolde López

Magda Iris Chirolde López

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero