Actualizado 23 / 05 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

24ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La tendinitis

¿Alguna vez ha padecido de tendinitis por un mal gesto? ¿Conoce sobre ella, sus causas y tratamientos?

Según los estudiosos en la materia la tendinitis ocurre en forma usual tras una lesión recurrente en articulaciones como la muñeca o el tobillo. Suele ser una patología crónica que tiene una alta tasa de reincidencia una vez que se produce en el paciente, provocando dolor y un aumento de sensibilidad alrededor de la articulación.

Su principal causa es la sobrecarga muscular o por una lesión, también puede producirse debido al desarrollo de otra patología o por la edad, ya que con el envejecimiento los tendones van perdiendo elasticidad y provoca la degeneración del tendón. Las áreas más comunes de su origen son los hombros, los talones, los codos y las muñecas, entre otras.

Se dice que en los últimos años la prevalencia de la tendinitis ha aumentado debido a la realización de actividades deportivas de esfuerzo. Esto conlleva a que algunos músculos se fortalezcan más que otros, y desemboquen al debilitamiento de los tendones. La patología también es muy frecuente en determinados trabajos en los que se empleen movimientos repetitivos y de fuerza.

Las principales manifestaciones de la tendinitis son dolor y sensibilidad en la movilización del tendón, estos síntomas se agudizan en las zonas cercanas a las articulaciones; intensificación e incremento del malestar y dolor con el movimiento o la realización de alguna actividad y dolor durante la noche.

tendinitis cuerpo mujer

En cuanto al tratamiento requiere el uso de antiinflamatorios con el objetivo de reducir la inflamación y el dolor que causa. No obstante, es necesaria la fisioterapia con el objetivo de estirar y endurecer tanto el músculo como el tendón para que vuelva a funcionar con normalidad, además de prevenir nuevas lesiones.

Existen otras medidas que pueden facilitar la recuperación de una tendinitis, como son la aplicación de frío o calor en la zona afectada, el reposo o su inmovilización mediante una férula o dispositivo ortopédico removible. Debe tratarse lo antes posible, ya que de prolongarse en el tiempo la inflación del tendón existe el riesgo de que se rompa.

La cirugía no suele aplicarse en este tipo de patología, aunque en alguna ocasión es necesaria para retirar tejido inflamado o calcificado que comprime al tendón.

Si el paciente sigue las recomendaciones de reposo y el tratamiento, los síntomas mejorarían en poco tiempo. En las situaciones en las que la tendinitis deriva de una sobrecarga, en algunas ocasiones los especialistas pueden recomendar al paciente que cambie algunos aspectos de su vida, como el calzado, que puede modificarse para que proteja, por ejemplo, el talón de Aquiles.

Sobre el Autor

Magda Iris Chirolde López

Magda Iris Chirolde López

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero