Actualizado 20 / 06 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

¿Psoriasis?

Psoriasis en las manos de una mujer

Todo inició cuando a su mamá la ingresaron una vez en el hospital. Fueron noches prolongadas, largas mañanas en expectativas de que el médico le comunicara que había mejorías en la salud de ella y fueron corredizas tardes en el que el reloj marcaba la hora para retornar al hospital, mientras en la casa su hija se hizo cargo de los desayunos, almuerzos y comidas.

Tras ese incidente María desencadenó con una Psoriasis, enfermedad de la piel de origen autoinmune que causa descamación e inflamación. En algunos casos provoca parches o placas de piel gruesa, enrojecida y con escamas plateadas. Dichas placas pueden producir picor o dolor, y a menudo se encuentran en los codos, las rodillas, otras partes de las piernas, el cuero cabelludo, la parte baja de la espalda, la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies. La Psoriasis es una afección muy común, de por vida y no contagiosa. Según los especialistas de salud, las células cutáneas normales crecen en lo profundo de la piel y suben hasta la superficie, una vez al mes. Cuando una persona tiene la enfermedad, este proceso ocurre en dos semanas en lugar de tres a cuatro, permitiendo la acumulación de células muertas en la superficie de la piel. Varios factores pueden desencadenar este mal como las infecciones bacterianas o virales, el tratamiento con antipalúdicos, beta-bloqueadores y litio, el estrés y el consumo de abundante alcohol, entre otros. Se dice que los climas fríos se asocian a empeoramientos de la enfermedad y los calurosos a la mejora, y que puede aparecer en forma repentina o lenta. Muchas veces, desaparece y luego se reactiva. Por eso María en tiempo invernal entraba en crisis. El síntoma principal de la afección son parches (placas) de piel irritados, rojos y descamativos. La piel puede estar con comezón, seca y cubierta con escamas, de color entre rosa y rojo, levantada y gruesa. También pueden existir grietas y dolores en las articulaciones en caso de artritis producida por psoriasis. Dictaminan los médicos que el tratamiento ordinario se centra en el control de las infecciones que podría originarse a partir de las heridas en la piel, mediante ungüentos de cortisona o triamcinolona, cremas para retirar la descamación (generalmente ácido salicílico o ácido láctico), humectantes y vitaminas A, D y C. En los casos de una psoriasis intensa probablemente se recomendará medicamentos que inhiban la respuesta inmunitaria defectuosa del cuerpo y en otras instancias, algunas personas podrán optar por hacerse fototerapia, en el que la piel se expone cuidadosamente a luz ultravioleta. Lo anterior combinado con una buena higiene, una adecuada alimentación y un control de la ansiedad. Ahora María se recupera poco a poco, está más relajada y trabaja en base a su cuidado, sin olvidar que el estrés, fue en su caso particular, el detonante de la Psoriasis.

Sobre el Autor

Magda Iris Chirolde López

Magda Iris Chirolde López

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero